Menos mal Suiza dejó de ser neutral y domina en términos de relojería. Forjado a través del tiempo en la cordillera helvética de Jura, la vanguardia y la potencia joyera europea han logrado crear este impresionante reloj. Con el nuevo Edox en su muñeca puede pasar el tiempo y correr los minutos, y le aseguramos que no se cansará de admirar la elegancia del Classe-Royale con cronógrafo automático. La distinción que brinda este reloj se mezcla con la modernidad de la flexible correa de caucho, brindándole comodidad única a su portador. Su hermosa caja cuadrada de acero inoxidable tiene un diseño exclusivo y original que cubre el cristal esférico de zafiro que protege su mecanismo automático. Mírelo bien, porque este no es un reloj cualquiera.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.