A las 6:45 de la mañana arranca la primera clase en YogaStudio y no para hasta después de las 8:30 de la noche. No importa su experiencia, ni su flexibilidad corporal; si tiene la actitud, durante una hora y media logrará hacer con su cuerpo movimientos de no creer, activar músculos que tenía olvidados e incluso inyectar aire a sus órganos internos. Usted no se va a reconocer cuando se vea parado de manos.

Un salón hasta para 25 personas preparado con incienso y agua; el cuerpo se desintoxica, el estrés se va quién sabe a dónde, pero no en la forma tradicional. En YogaStudio se ejercita el cuerpo hasta con rock de fondo. La forma de hacer yoga que estaba esperando llegó a la ciudad.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.