Tal como dice un eslogan por ahí: "Ojalá todo pasara tan fácil". Santiago Munez juega fútbol, es muy pobre, es de México, pero de pronto todo le sale bien. En menos de lo que piensa se convertirá en la estrella del Newcastle y se volverá amigo de los grandes del fútbol. Actúan, aunque poco, figuras como Beckham y Raúl. Llena de clichés, no deja de ser emocionante por los estadios y los entrenamientos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.