Casa Pombo es una de las edificaciones más célebres que tiene Cartagena, tanto por antigüedad como por las historias que giran a su alrededor. Fue construida en la manzana donde antes existió la primera catedral cartagenera y todo parece indicar que dicha edificación fue la residencia del arzobispo de ese entonces. Estamos hablando de una época anterior a 1585, año en que el almirante británico sir Francis Drake envió a un cartógrafo italiano para que le preparara un mapa de la bahía que quería atacar.

Después de tanto tiempo, un grupo inversionista decidió comprar la casa de tres plantas para restaurarla completamente. Ese ejercicio, coordinado por el actor francés Claude Pimont, fue el que les permitió descubrir muros originales de piedras talladas, columnas dóricas y detalles esculpidos que muestran una marcada influencia renacentista del periodo precolonial, y varios frescos y pinturas que también están siendo restaurados para devolverle el ambiente histórico, artístico y cultural a la casona.

Con dos pisos más que tuvieron ampliaciones en las épocas colonial y republicana y cinco apartamentos en total para la venta ­(el más pequeño de 232 metros cuadrados y el más grande, de 640), Casa Pombo no es solamente un espacio exquisito y sofisticado para conocer, sino también el lugar ideal para que usted pase las vacaciones o críe a sus hijos. Al fin y al cabo, no se trata de un edificio cualquiera; se trata de una verdadera joya arquitectónica en la que usted podrá descansar o vivir como nunca se lo imaginó.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.