Pagar una jugosa cuenta es un acto caballeroso que le dará puntos con muchas mujeres, pero si lo que saca de allí es una billetera tan arrugada como un octagenario. quedará en menos de cero. métase la mano al dril, compre una de estas billeteras y pague sus cuentas con estilo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.