Si usted quiere hacer una película lo mejor es que se largue del país, aún está a tiempo de salvar su carrera. Pero si su motivación es más grande que la terquedad de Sergio Cabrera, los siguientes pasos lo ayudarán a lograr una cinta genuinamente colombiana, cosa que no le aportará nada, salvo que se hable de su "ópera prima", y la crítica ¿especializada? escriba, una vez más, "que con esta película por fin despegó el cine colombiano".

1. Como hay recesión y usted no podrá comprar ni una Handycam (más allá de que las películas colombianas parezcan grabadas en ese formato), obtenga recursos del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico. Esto es importante, ya que película colombiana que se respete finaliza con un "esta película no hubiera sido posible sin el apoyo del FDC".

2. Para encontrar la historia que el público está esperando, compre periódicos sensacionalistas, que en cualquier edición encontrará argumentos taquilleros: el secuestro de un anciano por su propio hijo, o un partido entre paracos y guerrilleros. Tampoco descarte los edictos; el desalojo de una casa puede convertirse en un éxito comercial.

3. Evite sobreactuarse: no se sumerja en géneros como la acción o el suspenso. El cine colombiano es ya un género, al punto de que directores gringos como Joshua Marston (el de María llena eres de gracia) hacen cine colombiano, sin ellos serlo.

4. Escriba el guión sin madrazos, así se ahorrará cientos de páginas. Igual, los actores que escoja van a decir "hijueputa", "malparido" y "gonorrea" a diestra y siniestra.

5. Inmortalice su guión con sentencias ingeniosas y contundentes. Frases que harán la diferencia pueden ser "ahí estamos pintados", "por eso es que estamos como estamos" o "quiubo, gonorrea".

6. Como lo más probable es que la plata del FDC no le alcance, haga rendir el oxígeno como si fuera trompetero, coja su alcoba como escenario principal y ponga a sus actores a hablar por teléfono durante toda la película.

7. Ya que sus actores van a echar madrazos, saldría más barato hacer como Víctor Gaviria y contratar actores naturales. Cualquier sicario o vendedora ambulante sirve. Si por el corto presupuesto usted se encuentra entre el Dago y la pared, haga la de García: contrate a la mitad del elenco de Sábados felices, que no creo que cobren mucho más que los actores de Gaviria.

8. Incluya a miembros de su familia. Si Sergio lo ha hecho con Florina y Fausto, ¿por qué no usted? Para que no lo tachen de imitador, no ponga a su padre a declamar poesía. Más bien que cante rancheras o haga 21 con un balón. El público siempre goza viendo a un anciano haciendo monadas.

9. El rodaje es quizás el punto neurálgico. Ante todo, debe conservar los estereotipos. Si en su película no hay un celador rolo chismoso, un matón paisa, un ñero valluno, un costeño flojo o Edgardo Román de sargento, está botando la plata.

10. Ambiente su filme con el 5 a 0, así sea en solo 5 segundos. También es clave que la clase media se vea reflejada, ya sea con un carro vuelto mierda al que llaman ‘pichirilo‘ o ‘cacharrito‘, o por medio de familias de hasta 24 miembros que vivan del rebusque.

11. Aproveche el product placement para hacer un billetico extra con Postobón. Película colombiana que se respete debe tener al menos diez escenas donde los actores naturales salgan tomando Colombiana o echándose un corrientazo con jugos Hit.

12. En Colombia el tiempo no apremia, se graba en dos meses y se edita en un año. Extrañamente, los efectos especiales las perjudican en vez de mejorarlas (nos lo enseñó Felipe Aljure), así que más bien llene los silencios con frases pregrabadas como "ole, hijueputa" o "quiubo, gonorrea".

13. La banda sonora de su película tiene que ser incidental, de lo contrario corre el riesgo de que a alguno de sus actores naturales le dé por componer una canción, o que a Verónica Orozco o a César Mora y su grupo María Canela les interese el asunto.

14. Mande su película a festivales de tercera. Si clasifica para la selección oficial del festival de Cuenca, o si de carambola se gana un San Pancracio de Extremadura, la taquilla estará garantizada: el público se conmueve con películas que han "triunfado" en el exterior.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.