Arrechazar. 1) Rechazar a alguien o algo con furia, con rabia. 2) Rechazar a un o una pretendiente intensamente. 3) En fútbol, reventar un balón a la tribuna con toda la ira e intensidad del caso.

Calhambre. Contracción espasmódica, involuntaria, dolorosa y poco durable de los músculos asociados al sistema digestivo cuando el individuo siente muy intensas ganas y necesidad de comer.


Colmillos. 1) Tipo de dentadura propia de jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y simpatizantes del Club Deportivo Los Millonarios. 2) Entidad que agremia a los millonarios nacidos o residentes en Colombia.


Ecepción. Excepción que genera una gran decepción.


Encarretador. Persona con una rara habilidad para retar a sus adversarios a punta de palabrerías sin ton ni son y discursos vanos y sin contenidos profundos.


Escopetarra. Arma de fuego predilecta de los etarras, nombre con el cual se les conoce a los integrantes del grupo terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA).


Ivisa. Documento que se les exige a quienes quieren ir de visita a una isla famosa por ser una meca de la música electrónica discotequera.


Javitat. El hábitat o lugar específico donde habita un célebre mediocampista del Fútbol Club Barcelona cuyo apellido es Hernández.


Misión Impasible. Serie de televisión que también fue llevada al cine, esta vez realizada en su versión flemática.


Monitorear. Torear a través de un monitor, o hacerlo con la ayuda de un monitor.


Muergan. Legendario pirata que era un vago, un bueno para nada. Como quien dice, un muérgano.


Normalito. Dícese de alguna persona, animal u objeto que es apenas normal, tirando a malo.


Operrático. 1) Dícese del cantante de ópera que lo hace de manera desafinada o equivocada. 2) Montaje y puesta en escena de una ópera que resulta ser de quinta, de manera perrata.


Perrocarril. Sistema ferroviario diseñado para transportar cánidos.


Preoculpar. Hacer sentir culpable a una o varias personas que se preocupan por algo en particular.


Shorda. Horda que por lo general sigue a caudillo megalomaníaco, que, al igual que su adalid, ni oye, ni ve, ni entiende. Ejemplos de integrantes de una shorda, las senadoras María Fernanda Cabal y Paloma Valencia.

Terijackie. El restaurante japonés favorito de esposas de los expresidentes John F. Kennedy y Ernesto Samper Pizano.


Situaciones duales

  • Me niego a entrar a su casa, Blanca.
  • Qué horrible suena su canto, general.
  • Cuántas veces tengo que repetirle que es producto interno, bruto.
  • Necesito que usted me escriba una reseña de la película Golpe de Estado, crítico.
  • ¿Y usted no piensa ir hoy a la ópera, prima?
  • ¡Te reto a duelo! ¡Escoge tú el arma, Blanca!
  • Si sigue así, se expone a que ella se lo coma, diabético.
  • Estoy aburrido de tanta guerra, médica.
  • Tú, que todo lo sabes, explícame cómo se reproducen las células, madre.
  • ¡Uuuuy, mmmmm! ¡Al besarme en el cuello me dejaste una marca, gato!


Heráldica y personajes ilustres

MIRANDA

En el comienzo de los tiempos, este apellido identificaba a un dandi precursor de la independencia. Luego, a una familia que se trepaba a los muros de los teatros y estadios para ver gratis espectáculos musicales o eventos deportivos, y que se iba a vitrinear a los centros comerciales sin comprar nada. Luego, Miranda fue sinónimo de grupo pop argentino frívolo, famoso por sus álbumes Es mentira, Sin restricciones, El disco de tu corazón, Es imposible, Magistral y Safari. Hoy, Miranda es sinónimo de uso y abuso del poder y de los bienes públicos para intereses particulares. Luis Gabriel Miranda, presidente de la Corte Suprema de Justicia, ha demostrado que él, al igual que Miranda, también “es mentira”, actúa “sin restricciones” y hace lo que “es imposible” imaginar que pueda hacer alguien de su investidura. “Magistral”, señor Miranda.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.