Al colombiano le gusta la mantecada. Es una verdad de a puño. La mantecada consiguió su momento más alto en la historia de la cocina cuando uno de sus representantes, Juan Andrés Carreño, llegó a la Comisión Nacional de Televisión, una de las más excelsas mantequerías que ha dado el país. La mantecada hace parte crucial de la galguería de las onces criollas junto con otros componentes dietéticos que se pueden ver en la imagen de abajo: el pandeyuca, el roscón (que inspiró el dicho “ese man es un roscón”), el buñuelo (que inspiró la frase “ese man es un buñuelo”) y demás colaciones que, unidas, suman más calorías que toda la comida que ha habido en Suecia.

Panela
La panela es multiusos: diluida en agua hirviendo sirve para hacer “aguapanela”, un jarabe natural expectorante que ha inspirado el nombre de una cadena de asaderos de gusto exquisito en los que se presentan artistas internacionales de buen gusto: “Aguapanela’s Internacional”. También hace las veces de Red Bull nacional al proporcionarle energía al ciclista colombiano. Cuando se presenta en estado compacto, como en esta imagen, la panela sirve también para clavar puntillas o descalabrar enemigos. Hay algunas que han sido pioneras en el desarrollo de las telecomunicaciones: son las panelas que reparten algunas empresas de telefonía celular para promocionar algunos de sus planes.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.