Este exquisito cadáver de marrana que suele yacer expuesto en la vía pública tiene el cuero duro y tostado y la desorbitada mirada de quien trata de ver si eso que se viene en la distancia es un mazazo en la cabeza. Al igual de lo que uno creería que también sucede con el excontralor Julio César Turbay, en el interior de la lechona hay un sinfín de arroz con arvejas. El plato viene acompañado por una arepa fría, un pedazo de cuero muy cotizado en el mercado actual y una mosca que suele posarse en el arroz. Su ingesta requiere de una exigente etiqueta toda vez que la lechona se come con una cédula a manera de cuchara; cédula que posteriormente suele usarse para votar por Julio César Turbay.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.