"Hacé platica honestamente, si no, hacé platica a secas", dicen que dicen algunas mamás paisas. Y es cierto… Para salir de pobre en Colombia hay dos caminos cortos: si nace hembra puede ser reina o prepago (o las dos a la vez); si nace macho puede ser político o narco o matón (o los tres a la vez). "Mejor sea reinita, mijita".

"Es que pagarle el reinado a mi hija es como pagarle un posgrado", dice la mamá orgullosa. Y va uno a ver y sí es como pagarle un pregrado. Si no, mire la televisión, los medios de comunicación, las discotecas, las mujeres de centro comercial, las esposas de los ricos y políticos… y verá que son coronadas en reinado. Si solo nos quedamos con las miss Colombia vemos que sí, que definitivamente el Reinado Nacional es una universidad que gradúa en periodista, actriz y esposa. ¿Dónde se forma tanto talento? En la Academia Nacional de Reinas de Cartagena (Anarca).

La última que está buscando puesto pero dicen que es muy orgullosa es Michelle Rouillard, la chica 2008; Taliana Vargas ya presenta reality (mal pero lo logró); Eileen Roca, la 2007, ya actuó en un papel as "herself" en Oye, bonita; la modelo 2006, Valerie Domínguez, debutó con éxito en la actuación y como agricultora; Adriana Tarud, miss 2004, ha hecho sus pinitos en Citytv; Catherine Daza, del 2003, presenta un magazín en los aviones de Taca; Diana Lucía Mantilla, la del 2002, sin noticias pero debe estar bien colocada; el palo afro del 2001, Vanessa Mendoza, ha tenido todos los puestos en la tele; la chica 2000 es la "actriz" Andrea María Noceti; miss 1999 estuvo en la tele y en la política y se llama Catalina Inés Acosta. De la chica 1998, Marianella Maal, no hay noticias; la 1997, Silvia Fernanda Ortiz, estuvo en la tele y maneja RRPP; Lina María Gaviria Forero, 1995, pasó y…; Tatiana Castro 1994, anda de santa pero fue éxito televisivo; la miss 1993 fue Carolina Gómez y ha sido un exitazo en presentación y actuación; la modelo 1992, Paula Andrea Betancourt, ha sido presentadora y actriz de reality. La más exitosa, la reina de Colombia, la que ha hecho de todo y bien y que también estudió y es la de mostrar… miss 1991, Paola Turbay. De ahí para atrás hay algunas que todavía suenan como miss 1986, Patricia López, graduada en espontaneidad radial. Y de las perdedoras la más brillante, carismática y valiosa egresada de Anarca es Margarita Rosa de Francisco, la mejor de todas.

¿Y qué se aprende en Anarca? Mucho de narco y un currículo hecho de contenidos provincianos, arribistas, racistas y súbditos. Los aprendizajes son: las reinas lo dan pero siguen siendo vírgenes; amar con pasión al para, al narco y al Papa da puntos; para nombrar a las mujeres hay que llamarlas "niñas" (¿será por lo mental

); hay que tener novios impotentes que no se las acuesten pero las luzcan; hay que dejarse tomar fotos hasta del punto G pero ser pudorosas de transparencia; el prom de graduación es un Mini-Cromos; filosóficamente defienden el hacer el bien que confunden con hacerlo bien; hay que decir que son inteligentes y de buen humor para desconfirmar que son brutas y aburridas; la cultura es disfrutar a Juanes y saber que Gabo existe; su ética es ayudar a su pueblo, que significa levantar billete y ser actriz o presentadora o acompañante.

Y para confirmar todo, los medios de comunicación están llenos de egresadas de Anarca y de periodistas que quisieran haber pasado por esta academia pero no pudieron por falta de atributos físicos y/o mentales. Y más inviable si los medios de comunicación hacen su mejor periodismo para transmitir este magno evento. Enviados especiales, periodistas y cámaras como para Obama estrenando mandato, unidad investigativa, unidad analítica, unidad de odio, unidad de morales, unidad de banalidad. El reinado permite que los periodistas ejerzan en público y sin sonrojarse su derecho al odio y su falta de gusto y su ausencia de palabras; periodismo valiente con las reinitas pero sumiso con la podredumbre nacional. Se investiga la silicona, la transparencia, los pasados sexuales, los trajes de inmodistos; se investigan novios, chaperonas, madres. ¡Somos buenos haciendo periodismo investigativo, pero de la banalidad!

¡Demostrado! Mejor ir al Reinado o Academia Anarca que a la Universidad. Más rápido, menos cabeza, más cuerpo, menos razones, más pasión y éxito asegurado: se convierten en periodistas y/o actrices. Y esto es posible porque estamos en Colombiaaaaa, donde todo es de una, el esfuerzo lento da pereza y es para los bobos. ¡Hay que ascender a las que sea y como sea! Somos arribistas y coronar reinita es el sueño colombiano. Es tanta nuestra ilusión reinística que políticos y empresarios y los hijos del poder se casan con reinas para "arribar". Y tener éxito en Colombia es "coronar" y Colombia "coronó" al Reinado Nacional de la Belleza de Cartagena no solo como academia que reemplaza a la universidad sino como el "evento cultural" según la Encuesta Nacional de Cultura en el 2002.

Esta diatriba es injusta. Hay que adorar a las reinas y al reinado. ¡Viva Anarca! Sin reinas de qué hablaríamos los colombianos, cómo haría yo para parecer inteligente y cómo haría SoHo para existir. ¡Gracias a Anarca Colombia es reina! ¡Y gradúa en noviembre!?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.