El tio lobo
Como toda tesis social, ésta parte de una premisa: todos tenemos un tío lobo. Uno que no es como los otros, que es diferente.
 
  
La tia cuchibarbie
La tía Gladis ya merodea los 50, cálculo que tiene un margen de error de 10 años hacia adelante y hacia atrás.
  
  
El primo perdedor
No hacía mucho había empezado el bautismo, cuando llegó el primo Alfredo, el mayor, el hijo de mi tía Inés, al apartamento, bastante agitado por la subida a pie de los 12 pisos.
  
  
La abuela mediomuerta
La clásica abuela colombiana suele llamarse Marina o Fanny, y cuando era joven su nombre estuvo precedido de la palabra tía, sobre todo durante los paseos, cuando los sobrinos querían mostrarle sus peripecias frente a la piscina: tía Marina, mire cómo me clavo; tía Fanny, vea cómo salto.
  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.