No sé cómo explicárselo para que me entienda, pero acá en Colombia funciona diferente a como funciona en su casa matriz: al Chief Executive Officer (CEO), le decimos ‘el Pluma blanca’, significa jefe, como los apaches de su país.

¿Que cómo se reconoce un empleado de esta empresa? Fácil. El oficinista es el de traje verde oliva, camisa que revela tetilla —nipple transparent shirt—, corbata con diseño surrealista, lleva un palillo en la boca, un llavero girando en la mano, al blazer le falta un botón, caspa en la solapa y tiene una incapacidad médica en el bolsillo. Las mujeres, en cambio, son las que lucen joyas y accesorios que le compraron con crédito a una vecina de cubículo.

¿Que ese hombre le tocó las nalgas a esa mujer? Claro, celebran el Día de la Secretaria. Pero no se preocupe, no son novios: eso no sería ético en la oficina. Él es el jefe, a ella simplemente le toca dejarse, es lo que llamamos organizational culture.

¿Por qué no hay nadie en esta oficina? Porque el del cubículo de la derecha, el de la imagen enorme de la Virgen de Lourdes, tiene partido de microfútbol del interempresas, microsoccer play off. La de la derecha, donde están las imágenes gigantes del Divino Niño, está en la iglesia porque es Miércoles de Ceniza, Wednesday of ashes. La del computador de la mitad, de donde proviene la música cristiana, tiene libre por haber sido jurado during the elections. La de la Virgen de yeso sobre el monitor del computador está incapacitada por lesión en el túnel carpiano de la mano derecha. No, “carpiano” no sé cómo se traduce. El que tiene armado un pesebre con musgo sobre la impresora no pudo venir porque está en la licencia de la Ley María, Mary Law, para que me entienda.

Eso de allá se llama bandeja paisa, es un plato típico, tiene 2600 calories, era el plato con el que se alimentaban los campesinos in the country durante sus jornadas. El oficinista que no se mueve de su cubículo se lo come igual. ¿Qué cómo trabajan después de ese almuerzo? No lo hacen. Aprovechan para buscar trabajo en los clasificados del periódico. Gestionan un préstamo. O se liman las uñas. O se mandan a lustrar. O buscan rollos de papel para lanzar a sus equipos de fútbol in the Campin Stadium.

¿Despedirlo? ¿A ese que deambula de piso en piso y no trabaja? No se puede. Ese es su aporte a la empresa: deambula, walks around. Defiende intereses personales pidiendo por un megáfono pactos colectivos. Es decir, tiene fuero sindical.

¿Despedir a esa mujer negligente y disociadora que no cumple las metas? No podemos. Lo más seguro es que después de decirle que estamos descontentos con su trabajo se embarace en el descanso del almuerzo.

¿Ese olor nauseabundo en los corredores? Es el resultado de la digestión de las 2600 calories de las que hablamos, se le conoce como clima laboral. No, ningún oficinista se lava las manos después de entrar al baño. Yo le recomiendo saludar a los oficinistas de beso, es más higiénico.

Esta no es a Sodoma and Gomorra party. No se preocupe. Es la fiesta de fin de año. No, no lo van a besar. Está bien visto que los de mando medio se le cuelguen al cuello, le hablen con tufo a centímetros de la cara y se quejen del mapa estratégico, la falta de parqueaderos, la ausencia de seminarios en Paipa, y le pidan el consabido aumento porque la hija les va a empezar a estudiar Diseño de Modas en Taller Cinco.

El propósito de la fiesta es una integration dynamic. La metodología es la de los swingers bar: los de contabilidad intercambian pareja con los de jurídica, y los de mercadeo con el grupo de recursos humanos. Con los tragos, algunos ejecutivos júnior intercambian parejas con el personal de aseo y cafetería. Pero a ellas sí hay que pagarles el extra por eso. ¿En dónde? En el Rancho JR. o Waterpanelas International, que es donde nos gusta ir. Pero no se preocupe, apenas salgan las vaquillas y empiece la becerrada, los bull fighters comienzan a salir en fila a la EPS a la que estén afiliados con trauma por accidente laboral.

¿Yo? Yo soy el asistente de dirección, graduado de Secretariado Bilingüe, acá está mi hoja de vida en formato Minerva y foto sonriente fondo azul, tengo 17 seminarios de actualización, manejo Word, me defiendo con el Power Point y le cacharreo al Excel. ?????

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.