Dos mujeres pueden pararse igual, pero será lo único que tengan en común. Eso y, quizás, su sello discográfico. Mírelas bien: a la izquierda, Hilary Duff, y a la derecha Madonna.
Hilary, una especie de protobritneyspears que firma su álbum Metamorphosis con la esperanza de llegar a ser alguien (quizás llegue, con algo de suerte, a ser algo similar a Spears, lo cual, en términos de música decente, equivale a no ser nadie). Madonna, que cuenta entre sus pecados el haber cantado con Britney (ojalá nunca con Hilary), publica un álbum (¿extended play?) con media docena de mezclas que le dan un nuevo aire a las piezas de American life, y que, de ñapa, incluye una pieza inédita, Your honesty, y la 'banda sonora' del pico lésbico en MTV. Se paran igual, pero.
Metamorphosis
Hilary Duff
Warner

Remixed & Revisited
Madonna
Warner

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.