Muchos se saben de memoria la historia de Jacques Mayol. Las proezas del hombre conocido como el delfín humano y su rivalidad con Enzo Maiorca fueron contadas por Luc Besson en la popular película Azul profundo. Pero existe un detalle que apenas se empieza a conocer entre los aficionados: la leyenda del buceo en la modalidad de apnea (inmersión libre) realizó sus descensos acompañado de un Omega. En su honor -Mayol falleció el 2 de diciembre de 2001-, la casa de relojes creó el Seamaster Apnea, que el propio buzo ayudó a diseñar antes de morir. El francés eligió los colores de la esfera, negro y plata, las agujas de horas y minutos, sumadas a otras cualidades de la serie Seamaster: cristal de zafiro casi imposible de rayar y antirreflejos, y corona y fondo de caja atornillados para garantizar una inmersión sin problemas de hasta 300 metros de profundidad. Pero el gran aporte de este reloj son las siete ventanillas circulares de la pantalla que representan el tiempo de cronometraje al sumergirse. Justo para aquellos que quieran desafiar al checo Martín Stepaneck, quien aguantó bajo el agua ocho minutos y seis segundos sin respirar. Un reloj que lo
deja a uno sin aire.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.