Diciembre en Cartagena es igual a amor de verano, de eso no hay duda. Usted se va de rumba y, seguro, descubre a una niña que ya había visto, pero nunca tan doradita y destapada. El sol y la ligereza de ropas hacen el resto: se miran y, como todo es más fácil en vacaciones, a los diez minutos ya están bailando y pensando en lo otro. La noche es larga, pasa todo lo que tiene que pasar y usted, a pesar de que sus amigos le digan que fue suficiente, queda con ganas de volverla a ver. Caminar por la vieja ciudad amurallada sin ella sería un despropósito. Ya tuvo suficiente de borracheras y parranda vallenata, ya quiere disfrutar de una comida tranquila con unos buenos tragos y una buena compañía. Le toca llamar a veinte personas, incluido su primo que está en el Tayrona y no contesta, para averiguar dónde la consigue. Y cuando ya se dio por vencido, ella aparece caminando entre la gente mientras se come con afán una paleta de coco que se está derritiendo. ¡Qué novelón!
Ahora sí vamos al grano. La recoge y van hasta el Portón de Santo Domingo, un restaurante ubicado en una casa del siglo XVI que antes fue morada de inquisidores. Para entrar en calor, puede escoger un vino de la cava: cabernet, sauvignon, chardonnay. ella sabe más de vinos, así que déjele esa tarea. La combinación de sabores tropicales con cierto toque de nouvelle cuisine hacen de cada bocado algo muy especial. El lugar ofrece en su carta doce menús que incluyen entrada, plato fuerte y postre. Ella prefiere solo una entrada: langostinos al estilo hindú, acompañados de una salsa a base de curry y corozo. Usted pide sopa de cebolla a la francesa y posta cartagenera, marinada con panela, mostaza y pasas.
El grupo de son cubano que toca en el restaurante le da un poco de naturalidad y alegría a la cosa. Usted, en cambio, se siente mareado cada vez que la mira a los ojos. A veces ni le pone atención mientras habla. Solo ve cómo se mueven sus labios. De pronto todo se rompe. Suena su celular, llegan las vueltas de la cuenta. Usted trata de convencerla para que se vayan de rumba. Ella prefiera regresar a su hotel. Todo queda ahí, aunque se intentó. Lo mejor fue el Portón.


ENTRADA SUGERIDA: Langostinos al coco y cítricos $18.000 (US$6)
PLATO SUGERIDO: Cola
de langosta en mantequilla de mostaza y ron de caña $47.000 (US$16)
POSTRE: Delicia de coco con helado de vainilla $7.000 (US$3)
PRECIOS PROMEDIO: entradas de $7.000 a $18.000 (US$3 a US$6) y platos fuertes de $18.000 a $47.000 (US$6 a US$16)
DIRECCIÓN: Calle Santo Domingo Nº 33 - 66 CARTAGENA
TELS: 664 8897-664 8743

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.