Soy realmente bueno en la cama... siempre y cuando no haya otra persona en ella.

Me gustan las ejecutivas de alto pernil.

La pizza grande está cada vez más mediana.

Para poner en alto el nombre de Colombia en el exterior hay que escribirlo Columbia.

La vida conyugal es una piyama cómoda y holgada que espera al final de la jornada a aquellos hartos de pensar en lo que se tienen que poner.

La gente muy flemática tiene implosiones de júbilo.

En mis tiempos el sexo virtual tenía otro nombre. Le decíamos paja.

La del penis enlargement es una industria en constante crecimiento.

El acné siempre ha sido un gran promotor de la lectura entre los jóvenes.

Alguna vez quise dominar al mundo. Ahora me conformo con que no se caiga la señal Wi-Fi.

Mi perversión y mis vicios mataron a mi primera novia. Aunque la verdad no era mi novia. Ni la conocía. Ni se murió. Simplemente engordó.

Hay un tipo de miedo y odio que solo conoce quien ha viajado en taxi en Bogotá.

Siempre habrá algo de poesía en un autogol.

El chill out de hoy será la música de ascensor de mañana.

Cosas que nos enseñaron las telenovelas mexicanas: cuando la voz tiene eco y no se mueven los labios del actor, estamos ante un pensamiento.

Los tacaños se convierten en eyaculadores precoces cuando tienen sexo telefónico.

Me impresiona la capacidad que tiene cierta gente para virar las conversaciones, sea cual sea el tema, y terminar hablando de mí mismo.

El que persevera, cansa.

Más que su literatura, me gusta cuando William Ospina se suelta el pelo y se sube al escenario con Los Bukis.

Iba a escribir un buen argumento a favor del consumo de marihuana, pero no logro recordar cuál era.

Más que el Día sin Carro, a Medellín le convendría el Día sin Guaro.

Me dan mucha lástima las monjas de tierra caliente.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.