Hay tantos guayabos como nombres. Y tantos ‘nombres’ como recuerdos de noches fatídicas. Todo por esos malos tragos que, a la mañana siguiente, nos obligan a decir por enésima vez “no me vuelvo a tomar un solo trago”. Dicen quienes saben que la mejor manera de evitar un guayabo es beber tragos puros. Cualquier licor mezclado con una bebida gaseosa, zumos o jugos penetra con mayor facilidad en la sangre y demora más su proceso de desintoxicación. De ahí el guayabo. Entre más calidad tenga la bebida, menos posibilidades de quejarse por la noche anterior.
Olvídese de las combinaciones o cocteles, y viva la rumba de una manera más ‘pura’.

El escocés legendario
“No existen whiskys malos, sólo hay buenos y mejores”, es un dicho escocés que resume esta bebida. No importa si es un 12, 30 ó hasta un 60 años. Mmmm. Un scotch siempre será bien recibido. Con hielo, agua o puro, el whisky (40 grados de contenido alcohólico) es sin lugar a dudas el trago por excelencia para evitar malos guayabos. Sello Negro o Azul de Johnnie ‘El caminante’, Buchanan’s 12, Chivas Regal 21 y Glenfiddish 18 años son los recomendados. Entre más años, menos guayabo.

De Rusia con amor
El vodka es una bebida neutra. Sin sabor ni color y menos aroma es difícil identificarlo. Pero para saber su grado de pureza nada mejor que meterlo al congelador durante una o dos semanas (si se congela o produce escarcha no es recomendable. Si sucede lo contrario es digno de su paladar). Rouskaya o Moscovskaya son los más sobresalientes de la Rusia de Putin. Tanqueray’s, Smirnoff y el mandarina de
Absolut pueden ser los elegidos para pasar la rumba sin ese temor que a veces tenemos de sufrir, al otro día, de un guayabo memorable.

La ‘Legión Británica’
“¿Ginebra pura? No, gracias”, responden muchas personas cuando les ofrecen este licor con 38º de alcohol. Piensan que la ginebra se hizo para que existieran el Gin Tonic, el Dry Martini o el Tom Collins y nada más. ¡Pues, no! “Así como un alcohol no es igual a otro alcohol, un bebedor no es igual a otro bebedor”. Aromas afrutados, toques a naranjas amargas y algo de anís hacen de esta bebida —a base de enebro— un noble acompañante para una buena conversación. A la hora de elegir, no lo dude, lo mejor del legado inglés está a su consideración: Beefeater, Bombay, Gordon’s, o Tanqueray’s… un par de hielos y ya. La perfección existe.

Agradecimiento: Bar Anonymous

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.