Hoy juega la Selección Colombia y hay que hacerle un homenaje. Por eso, SoHo consultó al Bestiario del balón, la biblia del fútbol colombiano, para compartir con todos los hinchas las historias insólitas, personajes y rarezas de la tricolor.

Lea también: Homenaje a las excentriciades de los jugadores del Atlético Nacional

Estas son algunas de las joyas más brillantes. Publicamos con el permiso de los autores los textos inéditos. Estos también son invaluables.

1 El Giocondo

Conocido también como “El Mono Liso” es un verdadero incunable en la historia del fútbol-arte colombiano. El lienzo, encontrado en cercanías del Estadio de Lens, mientras la Selección Colombia jugaba contra Inglaterra y sellaba su eliminación, muestra la figura de un crack costeño con un inexplicable aire de melancolía en su mirada.

Aunque se dice que el modelo se le vio alguna vez en la siempre tentadora Montpellier, se afirma que el original tenía crespa y blonda pelamenta. El artista que captó la obra descubrió una faceta extraña: el pelo liso, caído sobre los hombros y lejano de ser el afro que se estilaba usar en los años setenta y ochenta, da un aire enigmático y de misterio.

Algunos boicoteadores intentaron dañar la obra a patadas durante poco más de 16 años. En Colombia, lugar de donde emergió el cuadro, se hicieron serias tareas de restauración para preservar perpetuamente el lienzo a pesar de los años y las cicatrices en las pantorrillas. Se trataron de hacer copias burdas del original como “Angustias” (un plagio de “El grito” de Edward Munch”), y esculturas como “El David Ferreira”, pero todo fue en vano. Ninguna igualó al “Mono Liso”.

La magnánima creación reposa tranquila entre Barranquilla y Estados Unidos.

Lea también: La novia del ‘Tino‘ Asprilla

2 Una selección bien amparada

Un incunable por donde se le mire. La joya de la corona de nuestra modesta colección. En 1985 las fuerzas vivas de la nación unieron fuerzas para designar una comisión de notables que tendría la misión de encontrar la forma para sacar a nuestro fútbol del abismo en el que se encontraba después de sendos fracasos en las eliminatorias recientes y, especialmente, después de haber abdicado a la sede del mundial de 1986.

La comisión, encabezada por Daniel Samper Pizano, comenzó por cambiar el atuendo de la selección: del blanco y el zapote ambos con franja tricolor al amarillo y al rojo como uniforme alterno. Para presentar el nuevo diseño nadie mejor que la diva del momento: la inacabable Amparo Grisales. Pretendía también esta comisíon, como se lee en la breve reseña que por esos días se publicó en El Gráfico de Argentina, “reconstruir la imagen de nuestra Selección para hacer desterrar la relación que se hace del narcotráfico con el fútbol colombiano”. Éxito total el de la comisión.

3 Recuerdo Olímpico: la Selección Colombia “huevos pericos”

De acuerdo a los corresponsales colombianos que estuvieron en Barcelona, para los Juegos Olímpicos de 1992, nunca hubo una Selección Colombia mejor alimentada que la que resultó subcampeona del torneo preolímpico en 1992. Comían día y noche en la barra dispuesta en la concentración. Ese hecho y la indisciplina de algunos de sus integrantes se pagó carísimo.

Lea también: Yo me inventé el escorpión 

Usando un uniforme color “huevo perico” -apenas para homenajear las pantagruélicas ingestas alimenticias- la Selección Colombia fue humillada 4-0 por España. El consuelo tras el final de los Olímpicos fue el mismo de siempre: “hay que decir que los que nos golearon fueron los campeones”.

4 Wikibestiario: Entre sábanas, Bolillo y Maturana

Esta vez el wikibestiario vino con fuente conocida, la biografía del “Bolillo” Gómez escrita por Fabio Poveda en 1998. Y menos mal, porque reproducir un dato de este calibre nos obliga a ceñirnos al manual y dejar en manos del autor del libro -fallecido ya- la responsabilidad del contenido de esta revelación. Y para amortiguar un poco sus efectos, unos datos de contexto:

-Hernán se refiere a la concentración de la selección Colombia durante el Mundial de Italia 1990.

- “La Rata” que menciona “Bolillo” no era ni un simpático roedor que hiciera las veces de mascota del entonces asistente de “Pacho”, ni tampoco el alias de algún encargado de la seguridad del equipo, aporte de los amigos de Envigado. No. Se refiere al kinesiólogo, John Jairo Restrepo.

5 "Arre Pambelé"

En 1998 Colombia asistió a su cuarto mundial y el tercero de forma consecutiva. Después del fracaso en USA’94 cualquier cosa que sucediera en Francia sería bien recibida. Fue quizás por esto que la derrota inicial 0-1 contra Rumania -en Estados Unidos este mismo rival nos había empacado tres- no generó llanto ni crujir de dientes- Tampoco afectó la moral de algunos integrantes del equipo que decidieron más bien celebrar el progreso alcanzado con importantes dosis de licor combinadas con el cariño de bellas lugareñas.

Gestor de estos desmanes fue Faustino “Tino” Asprilla, quien, una vez puestas en evidencia sus andanzas, fue expulsado de la selección en un hecho tan atípico en la historia de los mundiales como el gol olímpico de Marcos Coll.

Lea también: El Falcao indígena

Para fortuna de la afición, tan mentado episodio fue registrado por las cámaras de “El siguiente programa”, recordado espacio de humor a cargo de Martín de Francisco y Santiago Moure. Diez años después, el Bestiario del balón, fiel a su misión de recopilar la memoria de nuestro fútbol, desempolva para sus lectores la versión más confiable de lo sucedido en el seno del equipo del “Bolillo”.

Gracias, Curramaba

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.