El Bronx fue uno de los sitios más peligros de Bogotá por años. En el que negociaban cerca de 130 millones de pesos al día en drogas ilegales. Un reino gobernado por varios “ganchos”, o expendios de drogas, y sus vigilantes y operarios eran conocidos como Sayayines.

Vea también: La venganza de los Pokémones

Pero desde los operativos de la Alcaldía y la Policía Metropolitana ya no hay Sayayines. Eso ocurrió en mayo, y en junio el mundo se llenó de pokemones por el lanzamiento de Pokemon Go. ¿Será, entonces, que los sayayines fueron reemplazados por sus colegas del anime japonés en la calle más peligrosa de Bogotá? 

En la mañana de este miércoles, 10 de agosto, la Alcaldía de Bogotá entró con dos más máquinas retroexcavadoras y al menos 100 obreros para iniciar la demolición de cinco inmuebles en el Bronx, en específico, en los que operaban los centros de expendio de “Homero” y “Mosco”.

En medio de las tareas de remoción, el equipo de SoHo sacó el celular y activó la aplicación y no encontró ni un sólo pokemón en el área. Incluso, el juego señalaba que los pokemones estaban demasiado lejos para ser capturados. El sueño de atrapar a Mew, Mewtwo, Ho-oh, Articuno, Dragonite, Zapdos y Arceus, se desvaneció.

Lea también: Diatriba contra Pokémon

El gps de la aplicación tan solo mostró que existe una pokeparada en la iglesia del Voto Nacional. En ese santuario religioso sólo reposan algunos restos humanos que nada tienen que ver con los fantasmas pokemones. 

Al menos por ahora, los amantes al juego no tienen nada que ir a hacer allá. Les evitamos arriesgar sus vidas y sus teléfonos.

A sus órdenes. 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.