American Beauty (Belleza americana)

Al ver la foto de Catalina Londoño recreando la imagen más famosa de American Beauty, es difícil notar que la modelo estaba con una gripa miedosa. Por eso, la producción, que empezó a trabajar desde antes de las siete de la mañana de ese martes helado, tuvo que comprarle un kit que contenía, entre otras cosas, jengibre, vitamina C, antigripal, panela y limón. Eso sí, cuando llegó el momento, ella se quitó la ropa sin problema y posó como la persona más sana del planeta. Para recrear la escena, se necesitaron más de 5 kilos de pétalos de rosas, difíciles de conseguir las semanas previas al día de la madre.

Titanic

Quién iba a pensar que Sergio Cabrera, uno de los directores de cine más reconocidos del país, acostumbrado a ruedas de prensa y entrevistas, fuera tan tímido ante una cámara de fotos. Cabrera llegó al estudio a las 2:31 de la tarde, y lo primero que dijo al entrar y ver a Catalina Londoño fue: “Yo a ella la conozco desde que era una niñita”. Claro, Catú es sobrina de su exesposa, Florina Lemaitre, y no la veía hace años. Y menos así, como aparece en la foto. Pero ni Cabrera ni su otrora sobrina política le pusieron problema al asunto y se pararon a lo Kate Winslet y Leonardo DiCaprio.

Piratas del Caribe

Antonio Navarro Wolff adelantó un vuelo que tenía desde Cartagena para poder llegar temprano a las fotos. Eran las 4:42 de la tarde del martes cuando el excandidato a la presidencia timbró y, para sorpresa de todos, estaba parado en la puerta. Preguntó dónde habían conseguido su pata de palo y, cuando se enteró de que no solo venía directamente desde el Centro Integral de Rehabilitación de Colombia (Cirec) sino que podía escoger entre dos opciones, se puso feliz. Eligió la más larga y, desde que se quitó su propia prótesis y se probó la que lo haría lucir como el capitán Jack Sparrow, rompió el hielo con su buen humor. Contó que cuando les da charlas a los soldados amputados, lo primero que les dice es que si él pudo conseguir novia sin una pierna, ellos también. Cuatro horas duró su transformación: lo maquillaron, le pusieron rastas, le negrearon los dientes y cuando estuvo casi listo, se miró al espejo y gruñó como un perro bravo. Estaba metido en su papel. En esas llegó el empresario Jean-Claude Bessudo, afanado porque tenía un compromiso, y le pidió el favor de hacer su foto primero. Navarro esperó paciente, siguió echando chistes y al final posó como un actor profesional, ni la modelo lo distrajo. 

Lincoln

La última foto de la producción. El exalcalde de Bogotá Antanas Mockus llegó al estudio 15 minutos antes de la hora acordada (dos de la tarde del jueves 9 de mayo), y dispuesto a interpretar al presidente gringo. Muy tímido al comienzo, no quiso perder ni un segundo de su tiempo: mientras lo maquillaban, aprovechó para dictarle un discurso a su asistente, pues justo después de la sesión de fotos debía dar una charla en la Universidad Nacional. Aunque vio Lincoln, le pareció un poco lambona con el personaje, y ya en las fotos no solo se relajó sino que también sugirió poses en medio de las dos modelos desnudas. Al terminar, fue necesario quitarle el maquillaje con mucha prisa y peinarlo nuevamente para que saliera corriendo a su conferencia. Fue tanto el afán que dejó el reloj y le tocó devolverse unos minutos después.

Legally Blonde (Legalmente rubia)

Para esta foto eran necesarios dos elementos de escenografía que las otras no requerían. Uno, muy difícil de conseguir: un perro chiguagua juicioso, capaz de quedarse quieto para una foto. El otro sí era muy fácil de buscar: seis lagartos que hicieran de extras. El perro de cartera lo aportó una prima de uno de los productores; los extras, el equipo de redacción actual de SoHo. Porque para lagartos, los periodistas, los diseñadores y los videógrafos de la revista. Mientras los extras inexpertos ensayaban, Catú era sometida a una tranformación a punta de maquillaje, peluca, vestuario... Cabe anotar que el vestido del chiguagua en cuestión fue mandado a hacer a su medida y que los brillantes que lleva el can en la correa fueron pegados a mano.

Pretty Woman (Mujer bonita)

Jean-Claude Bessudo llegó minutos después de las siete de la noche para hacer de Richard Gere en Pretty Woman. Al ver a Navarro con rastas, soltó una carcajada, como es costumbre en él, y lo saludó de forma cariñosa. Hablaron muy poco antes de que el presidente de Aviatur se disculpara, pues tenía que robarle su turno en la sesión para alcanzar a asistir a un evento y luego volar a Santa Marta. Acostumbrado a las cámaras, Bessudo asumió su rol y lo hizo todo bien, pero a mil: se puso el vestido, se recostó contra la espalda de la modelo y sonrió con naturalidad. Apenas estuvo lista la foto, se empezó a desvestir ahí mismo con la ayuda de una productora fotográfica. Sí, mientras buscaba su ropa, se paseó sin pantalones por el estudio como si nada. Quedó claro que Bessudo no conoce la pena. Antes de irse, confesó que nunca había visto la película que acababa de representar, pero prometió que esa misma noche la conseguiría.

E.T., el extraterrestre 

La única que se robó el show no fue Catú; también, Edward Niño, quien ostentó en 2010 el título del hombre más bajito del mundo. La foto fue tomada a las 11:37 de la mañana del miércoles en el parque El Virrey, hasta donde llegaron decenas de curiosos que querían sacarle una foto con sus celulares a la modelo y, claro, posar al lado de Edward, quien es fanático de Rocky Balboa y estuvo todo el tiempo acompañado de su hermano. Edward estuvo a la altura de las circunstancias: se puso las gafas negras para posar con los hombres, se las quitó para robarles besos a las mujeres que lo sentaban en sus piernas y se montó sin problema en la canasta de una vieja Monareta para la foto. Un crack.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.