Si no está familiarizado con el término “catfish”, empecemos por ahí. Catfish es un documental gringo sobre un tipo que conoce por Facebook a Megan —una mujer bonita y joven, aparentemente— y al rato se “encuentan”. (Tips para levantar por Whastapp)

Para resumirle la historia, Megan es en realidad Ángela, una mujer con sobrepeso y con sus años encima. El canal MTV tomó de ahí la idea para hacer un reality en el que en cada episodio atrapan otras historias de “catfish” y a partir de ahí el término se popularizó para referirse a casos como el de Megan.

Ahora que ya sabe qué es, le vamos a enseñar cómo detectarlo antes de que se trague de una vieja que, en el mejor de los casos, tenga unos kilos de más y, en el peor, que sea un viejo verde.   

  1. Si la vieja es una hembra y en todas las fotos no solo sale divina sino que además se nota que son tomadas por un profesional esté alerta. No es que usted no sea capaz de levantarse una mujer así, solo que es sospechoso que alguien que tenga la pinta que ella, en teoría, tiene ande buscando amor por internet, ¿no cree? Y si a eso le suma que en redes sociales como Instagram y Facebook tiene muy poquitos amigos, huya. Eso no pasa en la vida real.

 

  1. Una señal más clara que el agua es si nunca logran verse en persona. Si se inventa excusas como que nunca tiene tiempo, viaja mucho o le cancela una cita a última hora, no hay que ser un experto para saber que esa persona está evitando darle la cara. Ahora, hay muchas personas que realmente viven ocupadas, pero es imposible que no tenga ni un minuto para que hablen por Skype, FaceTime o vídeo llamada de Whatsapp. Otra estrategia muy común es que le diga que es de otra ciudad o país diferente al suyo para evitar tener que verse en persona. Piénselo. (No muestre el hambre a la hora de levantar)

 

  1. No tiene nada malo que una persona con la que se esté hablando por alguna red social sea amable, pero si le empieza a poner apodos empalagosos, le manda fotos en bola de la nada y le dice cosas cursis a cada rato, algo anda mal. Decirle a alguien “mi amorcito” o empezar a practicar sexting es algo que usted haría con una persona a la que por lo menos ha visto una vez en su vida, no a un extraño en internet.

 

  1. Puede que no le haya querido dar la cara hasta ahora pero sí le dio su número de celular para que hablen largo y tendido. Hasta aquí nada debería asustarlo, pero si las llamadas son solo tarde en la noche o usted la llama y nunca le contesta pero le devuelve la llamada mucho después, esa persona probablemente está escondiendo algo.

 

  1. La carreta que le echen también juega un papel importante. Aquí los escenarios ficticios pueden ser muchos pero si, por ejemplo, le dice que es alemana pero que habla muy bien español porque tenía una niñera latina, la historia ya suena un poco elaborada para ser cierta. No coma cuento. (El perfil ideal para tener éxito en Tinder)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.