Recorrido                        CALI - MANIZALES
Kilometraje                     384 Km
Gasolina consumida      2 ½ Galones

Día 5

Para los que estaban pendiente de cómo iba a terminar la noche de ayer, pues les cuento que la conquista en Cali sí se dio, efectivamente me levanté una viejita. Salimos a un bar en la calle a tomarnos unas cervezas, llegamos, nos sentamos y pedimos un par de cervezas bien frías (de un en una perdí la cuenta de cuántas fueron).
Puedo decir que me la levanté, o mejor dicho, hice el levante preguntándole qué quería a lo que respondió que un paquete de papas y así fue, se lo compré. Menos mal quería eso y no algo que se salieron del presupuesto, y aunque no lo crean después de unos segundos, la mujer me dio un abrazo y se sentó en mis piernas, algo que me impresionó, o mejor, algo que no estaba en mis planes.

La mujer era idéntica a las que sale en películas de Disney, era una señora de 86 años, una caleña que se goza la vida y la disfruta a cada segundo, una viejita con muchas ganas de vivir y disfrutar. Sin ninguna duda esto nos cambio este viaje, ver lo fácil que es pasarla bueno, esta viejita nos hizo reír a carcajadas, lloramos de la risa, fue una barraquera. Ese fue mi levante en Cali para los que estaban interesados.

Al otro día tomamos la decisión de irnos por la carretera antigua, la que conectaba Cali con Buga anteriormente. Íbamos para el lago Calima y saliendo encontramos un personaje de Estados Unidos que estaba viajando desde la Patagonia chilena hasta Costa Rica, un man bien querido y sencillo. Hicimos contactos y seguimos adelante.

Cuando llegamos a Calima le propuse a Daniel que montáramos en Jet Ski, algo que yo había hecho hace unos 12 años. Buscamos el sitio de alquiler, hablamos con el encargado y listo, pal’ agua, me monte en el aparatejo ese, lo prendí me alejé del muelle unos 10 metros, cuando de pronto, de la nada, se apagó esa vaina. El viento me empezó a alejar cada vez más del muelle, Daniel estaba cagado de la risa y los tipos del alquiler no hacían absolutamente nada.... lo único que podía hacer era esperar, después de 5 minutos ya estaba a unos 200 metro del muelle. Después de un tiempo, que para mi fueron horas, me ayudaron y empezamos a montar como tocaba. Eso estuvo una chimba.

Salimos de ahí, le dimos la vuelta al lago por una carretera muy chévere, bajamos a la ruta # 25 y salimos en moto felices para Pereira.
Aunque no lo crean, las nalgas ya están cansadas, creo que tendremos que dormir boca abajo. El cansancio se empieza a notar poco a poco, aunque la experiencia cada vez es más enriquecedora.

La verdad, hemos querido salir a mas rumbita a conocer niñas pero entre semana nada se mueve, así que les dejamos la intriga para lo que viene que seguro algo bueno sacaremos. ¿Será?
¡Nos vemos mañana!
 
Para ver el día anterior del VIAJE (Día Cuatro) haga click acá

Sígalos en Twitter sea su fan Facebook y vea lasfotos en Flickr para que esté al tanto de las experiencias de los viajeros
 


 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.