Eran las 8:30 am. cuando sonó el despertador y desperté a Daniel, como ven, siempre soy el que se levanta primero. Eso es bueno porque ya vamos encontrando nuestros roles dentro del viaje. Toda la noche llovió, la carretera sigue mojada y eso me desanima un poco, tener que ponerse el impermeable para montar es una mamera, eso si, no se le pasa una gota de agua pero calienta demasiado, entonces no es tan agradable estar metido dentro de ese poncho negro con un pantalón del mismo color y unos zapatones que parecen de astronauta colombiano. En fin, decidimos desayunar a las afueras de Armenia. El paisaje es muy bacano, los cultivos de café y los sembrados de plátano, metido en esas montañas que suben y bajan, son del carajo. Paramos en el restaurante “Delicias de mi patria”, pedí un desayuno típico: un tamal con carne de cerdo, pollo y chicharrón (una vaina deliciosa)…eso sí, quedé lleno todo el día…pero valió la pena.

Cogimos la carretera vía Cali, es un tramo lleno de curvas con subidas y bajadas en una carretera que parece de película, hay montañas a lado y lado, árboles que se entrecruzan encima de uno y un sol que a veces se asoma. Unos 15 Km más adelante está el Parque del Café, un sitio muy importante para la zona cafetera. Es un parque temático que explica cómo se cultiva y se procesa el café, además de los tipos que existen y una “montaña rusa” dentro del parque para divertirse. Esto fue lo que nos contó Don Florencio Sáenz, un trabajador del parque que nos recibió en la entrada porque debido a la falta de tiempo no pudimos entrar.

Después de hablar con este señor pensé en algo que entendí hace unos años: la calidad de personas que hay en Colombia. Si se pone a pensar, la gran mayoría de extraños cuando se está viajando por ahí se preocupan por uno, le ayudan, le dan información y están pendientes del turista, del viajero, del amigo de paso, etc.

Continuamos por la carretera, y unos 20 Km adelante llegamos al Valle, inmediatamente se abre el panorama: las montañas se desinflan y queda únicamente un plano en medio de dos cordilleras, algo que me pareció increíble. El cielo estuvo nublado todo el camino, parece que desde hace tres días una nube nos acompañara. Entramos en el valle, apretamos el puño derecho y aceleramos a 100 Km/h (velocidad permitida dentro del Valle del Cauca, reitero) de esta manera el recorrido tiene otra dimensión, hay que estar más concentrado, más pendiente de la carretera y los carros, pero sigue siendo divertido.
 

Ya eran las 2:37 de la tarde y el hambre empezaba a asomarse, así que decidimos coger el desvió para Buga, un pueblo del Valle del que habíamos oído. Entramos y pasamos por la calle 9, atravesamos el pueblo y paramos en un restaurante típico, pedí un “fiambre”, plato típico del valle, esperé unos 20 minutos y llegó el pedido. Era algo muy típico: en una cacerola envuelta en papel aluminio la cual tenía adentro otra capa de hoja de plátano, tenía en el interior de todo: arroz blanco, plátano maduro, arepa, huevo duro, chicharrón y chorizo. Como ven este paseo nos dará unos kilos de más. Terminamos de comer y un señor del restaurante nos invitó a subir a un alto. Llegamos a la cima y se veía todo el valle, quedé impactado por la belleza del lugar. Cuando estaba ahí se veían pasar loas carros, los camiones y las tractomulas y pensé en que al parecer las personas que viajan siempre van afanadas, ¿por qué no parar a preguntar y conocer nuevos lugares?, sin duda hay mucho por conocer, así que mejor ir despacio y disfrutar del paisaje, ¿o no?
 

Después de descansar un rato nos alistamos para los últimos 100 Km que nos separaban de Cali. Igual que en el tramo anterior, la carretera era perfecta: doble calzada, cero huecos, bien señalizada y a 100 Km/h nos rindió mucho. Llegamos a Cali donde conocimos el nuevo sistema de transporte masivo “Mío” que está quedando muy bien. Al parecer Cali se ver muy ordenada y tranquila, bueno obviamente, era domingo, sin embargo se ve el desarrollo. Buscamos la calle 6, el centro comercial Chipichape y buscamos un hotel cercano, ahí nos quedamos. Mañana tenemos un día muy movido, les contaremos en que sigue esta increíble experiencia.
 

Para ver el día anterior del VIAJE (Día Dos) haga click acá
Si quiere ver el video de presentación de los Viajeros Honda, haga click acá
 
Sígalos en Twitter  sea su fan Facebook  y vea las fotos en Flickr para que esté al tanto de las experiencias de los viajeros.


 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.