RECORRIDO Medellín - Villeta
KM 407
GASOLINA 3 GALONES APROX
 
Definitivamente Medellín es una ciudad increíble, la noche del jueves salimos a ver cómo era parque Lleras, eso si, nos habían hablado un montón y queríamos conocer un poco más el lugar. Salimos en la noche y estábamos dispuestos a encontrar una que otra niña bonita, cosa que según nos habían dicho iba a ser fácil. La verdad es que este lugar es una locura, el sitio que todo el mundo nos había recomendado estaba a nuestros pies con las mejores mujeres de Colombia (sin desmeritar a las demás mujeres pero creo sinceramente que como las paisas no hay nada). Salimos del hostal, el parque quedaba a 4 minutos de ahí. Apenas llegamos buscamos un sitio para comer y tomarnos algo.
las mujeres que había eran unas mamacitas, eso sí, el 99.9 % estaban acompañadas, así que nos dimos la tarea de tomar algunas fotos de las más buenas para mostrárselas, pero fue casi imposible. Entrada la noche decidimos ir a un bar, entramos y pedimos unas cervezas de la casa, nos hicimos amigos de una paisita, hablamos y nos quedamos un rato ahí. Pasaron las horas y después de unas 8 cervezas, Daniel paso al 2 nivel, el pico de las buenas noches, afortunadamente pudimos tomar registro del momento.
 
La pasada por Medallo nos dejó cosas invaluables, algo que jamás pensé que iba a ver y una ilusión de volver… así que a todos los que piensen que deben ir, háganlo no se arrepentirán. Al día siguiente salimos del hostal y desayunamos en una panadería que hay al lado, nos despedimos de las extranjeras y arreglamos las maletas, con mucha tristeza nos fuimos de Medellín rumbo a Guatapé. El recorrido dura como una hora y media, antes de llegar empiezas a ver la piedra acercarse y acercarse. Es un monolito que mide 220 metros de altura, según habitantes del sector hay dos mitos del por qué está la piedra ahí. Algunos dicen que hace miles de años un meteorito entro a la tierra, pasó la atmósfera y se partió en dos, uno quedo en Guatapé y está enterrado unos 500 metros bajo la tierra, y el otro quedó en Rio de Janeiro (Brasil). Otros dicen que la actividad volcánica y las placas tectónicas de la tierra le dieron forma a este gigantesco objeto hace miles de años.
Lo que sí sabemos con certeza es que es algo asombroso, yo nunca imaginé que algo así existiera en Colombia, esos si les digo, hay que ir, por nada del mundo se lo pueden perder. La subida es por unas escaleras, el vació es tremendo y la vista impresionante.
 
Cuando estábamos subiendo las escaleras, llegando a la cima, nos encontramos con una señora bogotana, Berta Jiménez, que tiene 80 años y subía a mejor ritmo que nosotros, nos contó que no le tiene miedo a las alturas y que tenía que subir de cualquier manera, así que nos dio una mano para llegar hasta arriba, además de ser un ejemplo y enseñarnos una lección de vida. Con decirles que se quejaba menos que nosotros y disfruto más el paisaje. Dos horas después de la visita salimos rumbo a Villeta, la carretera era eterna, casi no llegamos. El calor es insoportable aunque andando en moto no se siente tanto. A las 7 pm llegamos a este pueblo conocido por su producción panelera y su buen clima. Queda a una hora de la capital. Ya estamos más cerca de Bogotá.
Por ahora estaremos acá y el domingo salimos para Tocaima a un moto-paseo al que esperamos vayan muchos. Nos vemos!
 
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.