2. Explicarles a los amigos que la culpa del choque que uno acaba de sufrir fue “del otro”.



3. Que Vanessa Navarro presente a unas señoras que exhiben la flacidez de sus cinturas en un comercial para vender leggins.



4. La gente que cree que es nazi, habiendo nacido en esta América mestiza.



5. Hacernos matar por un político.



6. Promocionar en radio un tratamiento para la impotencia dando de ñapa un laxante.



7. Anunciar grandes descuentos en los supermercados que resultan siendo de 15 pesos.



8. Fustigar a los “oligarcas” sin dar una mirada antes a nuestra propia cuenta bancaria. ¿O no, tocayo?



9. Creer que Ecuador y Bolivia son países de segunda, repletos de “gente fea”. Y decirlo con el mayor desparpajo.



10. Sacar pecho cada vez que un estudio chimbo nos declara uno de los cinco países más felices del mundo.



11. Que los carros valgan solo cuando usted los compra y nunca cuando usted los vende.



12. Poner a los soldados en carretera a saludar y a hacerles señas positivas a todos los vehículos que pasan.



13. Tratar de ganar un escaño en el Congreso bailando en zancos.



14. Dictar conferencias inspiracionales.



15. Haber erradicado las porciones generosas de queso en las pizzas.



16. Hacerles creer a los vicepresidentes que son importantísimos.



17. Mantener a Yopal sin agua y a Gramalote sin lote.



18. Que toda llamada a los teléfonos de “¿Cómo conduzco?” termine en una atención tan mala que uno sueñe con que inventen la calcomanía de “¿Cómo contesto el teléfono?”.



19. Crucificar a la gente por un error de ortografía en Twitter.



20. Las señoras de call center que insisten en que les expliquemos por qué no vamos a renovar una suscripción de una revista o un periódico.



21. Picar gente. Y tener casas para hacerlo. Y que todo el mundo sepa en dónde funcionan.



22. Dejar parqueados los aviones en la pista de Eldorado dizque porque no hay puertas suficientes.



23. Hacer telenovelas que giran alrededor de un cantante cuya historia nunca se cuenta bien.



24. Tener que jalar con los dientes las bolsitas de los quesos pera.



25. Seguir discutiendo en todas las legislaturas la eliminación de ceros en los billetes.



26. Dilatar el caso Colmenares.



27. El show que hacemos en los medios para el nombramiento de cualquier magistrado de las altas cortes, aun a sabiendas de que ahora se los escoge por sus padrinos y no por su dominio de la ley.



28. Las clínicas y hospitales que convierten los barrios en parqueadero.



29. El lenguaje realitero tipo “Colombia sabe que aquí vinimos a darlo todo”, “Colombia nos apoya”, “Colombia confía en nosotros”.



30. Que en la campaña reeleccionista todas las camisas que mandaron a hacer sean S y M.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.