1. Aprender, de una vez por todas, que se dice ‘punto com‘ y no ‘punto con‘.

2. Dejar de creer que todo lo que ha logrado en el cuerpo Vanessa Navarro es fruto de sus productos.
 
3. Decidir que, para mantener la tradición, dentro de cuatro años no votaremos por Gregorio Pernía.

4. Convencernos de que Samuel Moreno no es un hombre de izquierda… a menos de que sea zurdo.

5. No cerrarnos a la posibilidad, en caso de que sea necesario, de ver con buenos ojos una embajada para Noemí.

6. Pensar seriamente en pedirle a Uribe, cuando sea ex presidente, que no nombre rector de su universidad a José Obdulio Gaviria.

7. Algún día tener otra vez fiscal general de la nación en propiedad.

8. Generar más procesos electorales para que Piedad pueda liberar más gente.

9. Conseguir que la Federación Nacional de Cafeteros les nombre gerente a las tiendas Juan Valdez. O, al menos, alguien que se asegure de que la fila avanza y de que el tinto no está tibio.

10. Recordarle al presidente Uribe que, con todo el embolate de los últimos meses de gobierno, no se le vaya a olvidar entregar el tercer canal.

11. Pedirle a la Iglesia que nos permita ver en la cárcel a tan siquiera uno de los sacerdotes pederastas. Con uno basta. Si es alemán y viejo camarada de Ratzinger, mejor.

12. Condecorar al primer paisano que complete el álbum de chocolatina Jet.

13. Exigirle a María Fernanda Valencia que, de todas maneras, se pele en SoHo.

14. Pasar una semana de vacaciones en Venezuela para entender que siempre hay alguien que está más jodido que uno.

15. Y verle la bemba a Chávez para comprender que en todas partes hay funcionarios estatales con problemas a ‘boca‘ de urna.

16.  Lograr que los habitantes de la región Caribe no se ofendan si los cachacos hablamos de ellos como costeños (que es como tradicionalmente lo hemos hecho, con el reconocimiento expreso de que tienen ellos algo hermoso que nosotros no: costa). Posdata: que la gente del Cesar entienda que ser costeño es una manera de ser, con o sin playa de por medio.

17. Entender que Felipe López necesite tomarse tres Dolex y dos Advil después de leerse el domingo la columna de Samper Ospina en Semana. ¡Siempre es que son muchas las llamadas de amigos histéricos que debe atender lunes y martes!
 
18. Pedirle al reposado Antanas que aplique la muy criolla y simpática figura de utilizar un volador muy cerca de aquella parte que ya nos enseñó una vez en público. Siempre y cuando quiera ser presidente.
 
19. Encontrar a Gina Parody.

20. Averiguar por qué en el canal de cable de Mauricio Puerta salen docenas de astrólogos, adivinos y mentalistas… pero nunca sale Mauricio Puerta. ¿Habrá que tocarle a la puerta para que salga?

21. Preguntarle a doña Lina qué va a hacer con el "todo un varón" en casa, desocupadito y sin agenda.

22. Averiguar quién es el político que tramita frente a un familiar del presidente Hugo Chávez beneficios para empresarios colombianos acorralados, que se ven obligados a dar una "voluntaria" contribución por las gestiones. Si usted sabe quién es y tiene cómo probarlo, escríbame a ggomez@caracol.com.co y ayúdeme a convertir esto en algo serio. Como dice Felipe en el Cazanoticias: ¡Denuncie!

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.