¿Está bien hacerse el difícil?

Como decía un poeta: "Las mujeres huyen de quien las persigue y persiguen a quien les huye". De modo que, en términos generales, la táctica de hacerse el difícil no es mala si, y solo si, usted es capaz de administrar la tensión y jugar en el límite. De lo contrario puede ser contraproducente.

¿Qué puede hacer uno para no pasarse en la táctica de hacerse el difícil?
No se pierda por más de un día; pase de la gran calidez al silencio repentino, es decir, después de una gran noche de rumba, no aparezca al día siguiente. Pero nunca por mucho tiempo. Si se pierde tres días, ya no lo van a esperar.

¿Sirve la táctica del "mejor amigo"?
Sí. Suele funcionar. Es una estrategia que requiere tiempo y paciencia, y que consiste en volverse íntimo de la mujer que se quiere levantar: ser el amigo imprescindible, su paño de lágrimas, su íntimo. Y en un momento dado, cuando ya ha logrado ganarse toda su amistad, confesarle que se enamoró, que se tienen que dejar de ver por un rato para que no haya lesionados. Si ha hecho bien la tarea de volverse imprescindible, se separarán por un par de semanas y ella misma lo buscará.

¿Cómo hacer para que acepte venir a la casa de uno?

No es nada fácil. Procure que se beba tres martinis. Trate de que acepte el cuarto. Y dele bórax, en caso de que eso exista.

SOBRE CÓMO PEDIRLO


¿Cómo saber que "eso ya está cocinado"?
Hágase un favor: no lo pida nunca. Eso es clave. Mida si el asunto ya está listo a través de algunos síntomas inequívocos: si acepta paseo a finca con quedada a dormir; si acepta ir a su casa a ver una película (toda película, a esas alturas, es una peliculiada); si acepta rematar una rumba en su casa y el grupo no es numeroso.

¿Qué no hacer en el primer polvo?
No se mate. No se trata de hacer una gran exhibición de sus osadías sexuales, sino de cumplir y romper el hielo. Trabaje un polvo tranquilito, pacífico, sin mucha posición, sin agresividad. Más sentimental que ostentoso; más pacífico que experimental. Este primer polvo es un trámite. Las mujeres no miden el aceite de la grandeza sexual del tipo la primera vez. Solo quieren salir de eso. Como uno.

¿Le importa a una mujer que uno gane menos?

No importa si usted tiene 24 años, está comenzado a trabajar y se levantó una cuchibarbie millonaria. De resto, claro que les importa aunque algunas le traten de restar importancia al tema. Eso de la revolución femenina no se ha terminado de inventar, y las mujeres quieren un hombre que sea —perdón la redundancia— el hombre de la casa en todos los sentidos.

SOBRE EL ASEO

¿Qué tan grave es el mapa axilar? ¿Cómo se puede combatir?
Compruebe que el empaque del desodorante diga antiperspirante. Los desodorantes no le van a servir porque quitan el olor pero no detienen el sudor. Si en sus axilas el sudor dibuja dos continentes, busque las marcas Hidrofugal y No Sweet, ambos en roll on.

¿Dónde echarse la colonia?

Primero: poquito. Segundo, detrás de las orejas. Y en las muñecas. Y sin exagerar en la cantidad ni en los sitios: en el saco no. Que no huela fuerte.

¿y qué colonia usar?
No siga creyendo que la colonia que usó para su prom es la misma que debe echarse para ir a la oficina, 15 años después. Según Yamilteh Bermúdez, de Fedco S.A., hay unas marcas que van mejor con ciertas edades: para adolescentes, Aqua di Gio, de Giorgio Armani; Bvlgari Aqua, de Bvlgari; y XY, de Hugo Boss. Para universitarios, Polo Blue, de Ralph Lauren; 212, de Carolina Herrera, y Element, de Hugo Boss. Para hombres entre los 30 y los 40, Gucci Pour Homme, de Gucci; Lacoste Essential, de Lacoste; Light Blue, de Dolce & Gabanna, y Allure Homme, de Chanel. Y si usted tiene más de 50, ella sugiere Pasha de Cartier, The One de Dolce Gabanna y Polo Black de Ralph Lauren. Queda advertido por una profesional.

¿Debe uno hacerse la manicure?
Sí, hágase la manicure. Pero sin brillo. Que las manos queden libres de pellejos y sin garras.

¿Es lobo usar gomina?
Evidentemente. Sobre todo la wet look. Puede correr el riesgo de terminar trabajando en la Comisión Nacional de Televisión. Si quiere fijar el peinado, hay otros productos, como la cera para el pelo o el polvo para pelo graso. Pero siempre que use algo semejante, correrá el riesgo de parecer un prócer, de quedar peinado al óleo. Cumpla con tener el pelo limpio y no sufra más por eso.

¿Qué tan grave es ser calvo y cómo disimularlo?
No es grave ser calvo. Lo grave es disimularlo.

¿Está mal dejarse el pelo largo?
Depende de la edad, pero hágase un favor: evite tener cola de caballo canosa. Ese hippismo tardío no conduce a nada bueno. Mire a William Ospina.

¿Hay que cortarse el pelo de la nariz?
Sí. Hay varios aparatos especiales que, en caso de que usted no sea Juan Lozano, cortan de forma rápida los pelos de la nariz. Ahora bien: en caso de que usted sea Juan Lozano, hay una gama de guadañas muy útiles que salen en cualquier programa de información agrícola a las que puede acudir para un aseo nasal completo.

En cuestiones de aseo, ¿cuáles son los pecados mortales?
Nada de esto: los dientes feos o torcidos, las uñas sucias, el mapa axilar, los brazos fofos, los pelos en la nariz y en las orejas y el pelo sucio.

¿Deben o no peluquearse los chilindrines?
Sí. Hay dos cosas a las que obligatoriamente se les debe bajar el volumen: a los programas en los que salga Jota Mario Valencia y al vello púbico. No se trata de rapárselo todo, pero sí de que aquella zona de su cuerpo no sirva de resguardo de terroristas de las Farc.

¿Qué miran de nuestro físico?
La sonrisa —con la expectativa de que haya dientes limpios, rectos y blancos—; las manos —con la expectativa de que las uñas estén limpias y sin padrastros y la esperanza de que los dedos no sean cortos y regordetes—, y los zapatos —con la esperanza de que no sean baratos—. Algunas se fijan en las piernas. Ahora bien: el equivalente a las tetas es el poder. A una mujer la derrite un hombre con poder. Eso explica que muchos senadores impresentables anden con mujeres bonitas.

Y para terminar: ¿Qué canciones no se pueden dedicar?
Trate de ser original y busque una canción realmente diferente. Piense en una que, de verdad, sea única. De los dos. No sea tan guiso de dedicarle También es mi primera vez, de Ricardo Arjona; no sea tan obvio de decirle "yo no sé mañana…"; ni peque de romántico barato recurriendo a Madrigal. Nada de Juanes ni mucho menos de Shakira, con el respeto que nos merecen; pero tampoco un reguetón que diga "menéalo, menéalo" o cosas así.

Encuesta
Ficha técnica

Mujeres encuestadas: 30
Edad: entre 20 y 35 años
Medio de encuesta: Facebook

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.