Una de las primeras imágenes que se pueden encontrar de Khabib Nurmagomedov en internet es un video en el que aparece, con nueve años, luchando contra un osezno más grande que él.

Durante más de un minuto se puede ver al pequeño Khabib revolcándose con el animal, mostrando una valentía digna de orgullo para su padre, Abdulmanap, quien fue el que había incitado el enfrentamiento.

Veintidós años después, Nurmagomedov se prepara para una nueva pelea, la más importante de su carrera, en la que defenderá su corona de campeón de peso ligero del Ultimate Fighting Championship frente a la máxima estrella de la principal promotora de las artes marciales mixtas en el mundo, Conor McGregor.


Ethan Miller/Getty Images

Será el combate que marcará el regreso del luchador irlandés al octágono tras su multimillonaria incursión en el boxeo contra Floyd Mayweather y sus problemas con la policía.

Los promotores de la pelea del sábado aseguran que se trata de una guerra entre dos fuerzas que han dejado su huella en la UFC.

Pero si bien el nombre de McGregor es conocido, sobre su rival hay una aureola de misterio pese a tratarse de un luchador que permanece invicto en 26 peleas.

Es la racha de invencibilidad más larga en la historia de las artes marciales mixtas.

El primero

Mientras sumaba esas victorias, Khabib, como lo promocionan en la pelea, también se convirtió en el primer ruso en ganar en la UFC y también en el primer luchador de origen musulmán.

Nacido en 1988 en Daguestán (actual Rusia), su padre fue un decorado veterano del ejército y experto en los combates cuerpo a cuerpo.

A los 8 años comenzó su entrenamiento en la lucha, popular deporte en la región, y poco después se interesó por las artes marciales.

Aprendió de su padre judo y sambo, una forma de combate que originalmente fue desarrollada por el ejército rojo soviético en los años 20 y que se basa en la combinación de las más efectivas técnicas de varias disciplinas.

Sambo es el acrónimo de SAMozashchita Bez Oruzhiya, que traducido al castellano significa "autodefensa sin armas".

Cuestión de palabra

Convencido de su capacidad, Nurmagomedov cree que está a un nivel superior al de McGregor, con quien tuvo un enfrentamiento dialéctico en el tradicional careo que se produce antes de las peleas.

Además de ruso, el campeón también habla inglés y árabe, algo que ha utilizado para diferenciarse de su famoso rival.


Ethan Miller/Getty Images

Nurmagomedov hasta se burló del vínculo que suele hacer McGregor con sus orígenes.

"Mi familia, mi sangre, el clan McGregor... peleó contra el imperio inglés, tanto que nuestro nombre fue borrado durante 100 años por el rey James", dijo durante la rueda de prensa el luchador irlandés intercalando el inglés con algunas palabras de su tierra.

Lo que dio lugar a la réplica.

"Él habla un idioma y anda diciendo, ‘¡Oh! nosotros peleamos contra el imperio inglés‘, pero ¿qué pasó con tu idioma?", preguntó Nunrmagomedov.

"Si tú quieres a tu país, tienes que hablar tu idioma. ¿Quieres aparecer y decir que eres irlandés y tomar la bandera pero sin hablar tu idioma? Tú hablas inglés".

En el octágono

Su primera pelea en las artes marciales mixtas fue en septiembre de 2008 y en el espacio de un mes consiguió cuatro victorias.

Para enero de 2012 ya había sido reclutado por la UFC, donde comenzó una carrea tan exitosa como irregular, interrumpida en numerosas ocasiones por las lesiones.

En 2013 logró vencer a los estadounidenses Abel Trujillo y Pat Healy, logrando captar la atención del propio presidente de la UFC, Dana White, quien dijo: "Este chico es fascinante. Probablemente haremos grandes cosas con este chico".

Pero afectado por las lesiones tuvo que esperar hasta abril de este año para poder pelear por la corona mundial.

Tenía que haber sido frente a Tony Ferguson, este último tuvo que ser reemplazado por una lesión por Max Holloway, quien a la vez renunció al combate y su lugar fue ocupado por Al Iaquinta.


Steven Ryan/Getty Images

Nurmagomedov ganó sin problemas y despejó el camino para su duelo contra McGregor, quien ha sido el único en ganar en dos categorías y tuvo que renunciar a sus coronas por su aventura en el boxeo.

"Sé que me van amar", declaró el luchador ruso, pero todo dependerá de lo que haga el sábado en el octágono.

No hay duda que de ganar será más conocido, pero de perder solo habrá focos para un luchador y ese será Conor McGregor.

Lea también:

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.