La dieta

Como seguro habrá leído mil veces para ver cambios en su cuerpo lo más importante (el 70% para ser exactos) es lo que come. (¿Principiante? Consejos si quiere comenzar una rutina de ejercicios)

Lo ideal para un hombre es consumir entre 2000 y 2500 calorías al día, pero como sabemos que no va a llevar ese conteo le hacemos algunas sugerencias:

No se salte las comidas, especialmente el desayuno. Lo único que logrará es poner su metabolismo muy lento, por eso lo recomendable es que coma (pequeñas porciones) con frecuencia.

Aunque suene cliché elija siempre alimentos de calidad, nada procesado. En vez de pedir una pizza a domicilio, por ejemplo, cocine algo en su casa con ingredientes que conseguiría en una plaza de mercado como carnes, granos, vegetales o frutas. No solo se va a ahorrar unas calorías sino también unos pesos.

Coma proteína. Será su alimento aliado para acelerar el metabolismo, crear masa muscular y controlar el apetito. Pero ojo: la idea no es que se coma una vaca entera al día, cualquier exceso de calorías se transformará en grasa. Lo ideal para un hombre es entre 40 y 80 gramos de proteína por comida (para que se haga una idea una pechuga de pollo de 100 gramos tiene 30 gramos de proteína).

Bájele al alcohol. Como sabemos que no lo va a dejar del todo, al menos procure tomar tragos puros en vez de pedir cocteles que en algunos casos pueden ser una bomba de azúcar. Además, las calorías del alcohol no le aportan ningún nutriente y su cuerpo le dará prioridad a quemarlas y el resto —la proteína, los carbohidratos y las grasas— las almacenará en su barriga.

Sea realista. No pretenda dejar de un día a otro la comida que, aunque sabe que lo engorda, le encanta. Haga esos cambios poco a poco. Por ejemplo, empiece por cambiar el pan blanco por uno integral y las gaseosas por agua. (Consejos para marcar pierna (y no parecer un trompo))

El ejercicio

La solución no es matarse haciendo mil abdominales. Si no quema la grasa primero, jamás verá su abdomen marcado. La idea es que haga ejercicio aeróbico de intensidad moderada —como caminar, correr, montar bicicleta o nadar— por 45 minutos. También los puede alternar y de hecho es lo más recomendable.

Las pesas no las puede dejar de lado. Hacer ejercicios compuestos —los que trabajan varios músculos a la vez— como sentadillas, flexiones o peso muerto son claves para formar el músculo, quemar grasa y acelerar el metabolismo.

Si se dedica a hacer únicamente cardio nunca estará tonificado sino, por el contrario, se verá flácido. Los abdominales hágalos tres veces a la semana, pero recuerde que es clave una buena alimentación y haber perdido un poco de grasa antes para ver una chocolatina.

La rutina

Siga estas recomendaciones y conviértalas en un hábito de su día a día. Créanos que verá los resultados:

Haga ejercicio mínimo tres días a la semana

Coma cada tres horas, pero porciones pequeñas o snacks saludables

Duerma al menos 8 horas al día

Tome mucha agua, entre 1.5 y 2 litros al día

Evite estresarse mucho y los malos hábitos como trasnochar, saltarse comidas o tomar licor en exceso. (Consejos para ser un calvo sexy)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.