A Capote le hubiera privado reencarnar en un buitre. "Son libres y simpáticos. A nadie le gustan. A nadie le importa lo que hacen. No hay que preocuparse ni por amigos ni por enemigos. Simplemente están ahí, aleteando, pasándolo bien, buscando algo que comer". También le habría gustado vivir en Francia en el siglo XVIII y haber sido muy rico.
Acompañado de un doble, que no era otra cosa que un trago largo de vodka con un vaso de jugo de pomelo al lado, el autor de Plegarias atendidas, el libro con el título más poderoso después de El Corazón es un cazador solitario, charló durante dos años con Lawrence Grobel. De aquellas jornadas surgen estas confesiones adobadas con más veneno del que puede inyectar una cobra rey, todas publicadas originalmente en la revista Playboy y ahora reunidas en un corto pero iluminador libro.
-"¿Es usted partidario, entonces, de la antigua creencia de que el sitio de la mujer es el hogar?
-No, que hagan lo que quieran pero que sean discretas. No tiene sentido armar continuamente todo ese alboroto".

Lawrence Grobel
220 páginas
Anagrama

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.