1. Aquí, como si nada, ofrecen cheese cake de queso.

2. En los restaurantes de comida rápida, especialmente los de hamburguesas, existe una cosa que se llama ‘adición’, que suele ser una tocineta partida en dos, una lánguida tajada de queso o un aguacate machacado que posa de guacamole. Dos adiciones equivalen a lo que vale un almuerzo con entrada, postre y jugo (aunque sea de guayaba).

3. Cuando usted pide la factura está expuesto a recibir varios tipos de documentos diferentes a esta. Para tener la verdadera factura entre manos, debe pedirla por segunda vez.

4. Usted quiere una carne término medio. Llega cruda. La devuelve y le traen una suela de zapato.

5. Se sienta usted. Apagan las luces y en medio de la oscuridad se aparece un tenor que canta de mesa en mesa. Eso es tener suerte. No tenerla es que le toque noche de saxofonista y teclista con el repertorio de Kenny G y la música de Titanic.

6. No quiere usted tomarse una botella de vino. Solo un copa. Llega tardecito al restaurante. Le dicen que solo le venden media botella.

7. Cuatro langostinos cuestan lo que vale un Rolex.

8. Un restaurante de comida china, como pasa en Pereira, se llama Tokio.

9. El jugo de mandarina es agrio: lo hacen desde por la mañana y un vaso cuesta lo que costaría un litro en un mercado.

10. El ají casero lo venden… si lo comercializan, ¿cómo es casero?

11. Hay restaurantes con payaso en la puerta, como si la actividad circense tuviera que ver con la gastronómica.

12. Solo aquí la gente, sin saber de electricidad, entiende que un ‘corrientazo’ es un almuerzo.

13. Y aunque un ‘corrientazo’ es un almuerzo, nada tiene que ver con el sancocho ‘trifásico’.

14. Para pagar con tarjeta de crédito a veces piden la cédula y a veces no: depende del marrano.

15. Un tinto no es un vino.

16. La gente que sirve el bufé, usa tapabocas… ¡como si estuviera enferma!

17. El baby beef siempre es la carne más suave.

18. Pida un Cointreau: le van a servir un Triple Sec y se lo van a cobrar como si fuera Cointreau.

19. Nadie se espanta si se le echan cuadritos de queso paipa al chocolate y se los pesca pacientemente con cucharita.

20. Se usan carteles en la entrada para la obviedad de publicitar que hay comida: “Sí hay tamales”.

21. Hay diferencias muy marcadas entre gallina y pollo.

22. Para hacer más provocativa la carne de cerdo se la corona con la cabeza de un cerdo y una manzana en la boca.

23. Germán, el barman del club El Puente, de Girardot, preparaba un memorable dry martini. Como no sabía pronunciar el nombre del coctel, se acercaba a las mesas a servir y preguntaba: “¿El Rey Martínez para quién?”.

24. Con una bayetilla roja se atrae la clientela y se le indica que hay servicio.

25. Al salpicón, especialmente en Bogotá, se le ralla queso.

26. Se considera que todo lo que se presenta con piña es hawaiano (v.gr. perro hawaiano, pizza hawaiana, costillitas hawaianas…). Posdata: todo borracho, haya o no comido pizza hawaiana, cuando trasboca forra el piso con pedacitos de piña y jamón. Eso no sucede en Finlandia.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.