Llevaba años con la idea de hacerme una lipoescultura pero siempre había algo que me lo impedía. No veía la hora de empezar una nueva etapa de mi vida en la cual yo me sintiera feliz con mi cuerpo. No me sentía conforme, hasta que por fin me decidí.

Todo sucedió muy rápido. Primero, pedí una cita con el doctor, quien me explicó en qué consistía la operación, y recibí una lista de exámenes que me debía realizar. La cita no tuvo costo. La sacada de sangre y el electrocardiograma me costaron 100.000 pesos y la cita con el anestesiólogo me salió en 60.000 pesos más. La operación costó seis millones de pesos y se hizo con una máquina nueva que no saca morados. El posoperatorio consistió en una serie de masajes que cuestan entre 50.000 y 60.000 pesos dependiendo si es a domicilio o en un centro especializado. También hay que comprar dos fajas, que deben ser utilizadas 24 horas al día durante mínimo un mes. El costo de estas es de 160.000 pesos. Los resultados los vi a los ocho días y aunque aún no estoy desinflamada del todo, siento que tengo la cintura que siempre quise.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.