Ir al Desierto de Atacama, compartido por Perú, Chile y Bolivia, recorrer sus montes y cráteres y caminar por sus terrenos áridos puede ser la experiencia más cercana a estar en suelo selenita. En este altiplano, ubicado a 260 metros sobre el nivel del mar, la contemplación es apenas uno de los planes, entre los que se cuentan también el avistamiento de flamingos rosados, en el llamado Salar de Atacama, y la práctica del sandboard (una especie de surf sobre arena) en Copiapo, eso sí, hospedado en un hotel cinco estrellas con las comodidades que no tenía el Apolo 11.

» Miradores de Atacama.

Una caminata espacial de tres horas por un paisaje geológico? surreal, por el Valle de la Luna y el Valle de la Muerte, enmarcado, por la cordillera de los Andes al oriente.

Dificultad: */***

» El Tatio (Géiseres)
 
Visite los géiseres y relájese en las termales naturales de Purimana, a 4.300 m de altura. Un plan imperdible, aunque no se les recomienda a quienes tengan problemas respiratorios.

Dificultad: **/***

» VolcÁn el Toco
 
Si le gusta lo extremo, este es el extremo. Un carro lo deja a 5.000 m de altura, para que usted ascienda por sus medios hasta el punto cumbre del cerro, a 5.626 m. Mejor no intentarlo si está enguayabado.

Dificultad: ***/***

» Salar de Atacama
 
Si lo suyo es la vida contemplativa o si tiene ambiciones de ornitólogo, aquí podrá ver tres clases de flamingos rosados y toda la fauna endémica que pueda fotografiar.

Dificultad: */***

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.