Los festivos son, tal vez, los días del año más esperados por la mayoría de colombianos para descansar o irse de viaje. Sin embargo, el lunes, el último día de ese fin de semana largo, las personas experimentan una sensación de depresión asociada con el final de unas vacaciones cortas y el regreso a la rutina. (Lo bueno y lo malo de echarse un polvo (para su salud))

Además, el ambiente parece confabularse para que todo parezca sombrío y triste. Prender el televisor para ver las películas de siempre, quedarse acostado en la cama o mirar por la venta con la esperanza de encontrarse algo diferente resulta peor.

En SoHo pensamos en usted y por eso recopilamos estos consejos prácticos que han sugerido algunos expertos y la Alianza Nacional sobre la Enfermedad Mental (NAMI por sus siglas en inglés) para sobrevivir a estos lunes disfrazados de domingo. ¡Ánimo! No todo está perdido.

Rodéese de seres queridos

Una regla de oro para sobrevivir a un lunes festivo es pasar el tiempo con otras personas, especialmente con las que usted tiene un vínculo afectivo, como familiares o viejos amigos. Si no encuentra con quien hacerlo, ofrézcase como voluntario para ayudar a alguien con alguna labor.

Evite comer y beber en exceso

Durante los días festivos, seguramente, usted se pasa con las comidas y el alcohol (Porque ha trabajado mucho y se lo merece). Lo que sugieren los expertos es no comer demasiado porque esto puede hacer que se sienta lento y fatigado. Y el alcohol es un depresor, por lo que sus sentimientos de tristeza y depresión saldrán a flote más fácilmente. (¿Por qué se nos baja el deseo sexual?)

Tome una ducha

Otras de las recomendaciones es tomar una ducha, así no salga de su casa y se vuelva a poner la pijama. El agua es un energizante natural, ayuda a combatir la depresión, y le permite continuar el día de una manera más fresca y tranquila.  

Haga deporte

Hacer deporte le sube el ánimo y puede contrarrestar los efectos del estado de ánimo depresivo. Dentro de las actividades, lo que más recomiendan es salir a trotar, por lo menos, media hora para oxigenar el cuerpo. Si el deporte no es lo suyo, salga a caminar. Y si tiene mascota, llévelo con usted. (Cuándo el deporte se vuelve una obsesión)

Tómese tiempo para usted mismo

Aproveche ese día para recargarse de energía y empezar bien la semana. Realice las actividades que normalmente no puede hacer por las obligaciones de la semana. Descanse, lea un libro o busque una película de su interés. Seguro le funcionará.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.