El 3 de agosto Marly fue elegida como Señorita Antioquia y al día siguiente ya la habían destituido. ¿La razón? Unas “sugestivas fotos” —en términos del Concurso Nacional de Belleza— en SoHo y un par más que había subido a Instagram. El caso es que la desnudez en estas fotos fueron suficientes para que Raimundo Angulo, presidente del certamen, desmeritara su larga trayectoria como modelo y le quitara el título.

Marly lleva muchísimos años en el modelaje y aunque alguna vez soñó con ser reina, el año pasado —cuando cumplió 25 años— pensó que ya era demasiado tarde para serlo y se animó a posar en SoHo. Hizo parte del especial de los premios Oscar, nuestra edición de febrero.

Pero hace poco la invitaron a hacer parte de este reinado exprés y ella aceptó dichosa: “Aunque modelo hace varios años, ser reina me parecía todo un reto. Cuando acepté serlo me empecé a motivar y me metí en la película”. Así comenzó a buscar como loca diseñadores, estilistas y armó una rutina de dieta y ejercicio para dar la talla en el concurso.

Un día después le informaron que quedaba destituida y lo primero que pensó es que era muy incoherente: “siento que aquí hay una doble moral, pues Don Juan patrocina el concurso y también sacan fotos parecidas a las que hice en SoHo”.

También pensó que siendo este reinado tan encima, sin duda estarían buscando a mujeres con mucha experiencia —como la de ella— y que serían más relajados con las normas, pero se equivocó. “Mi problema no es con las reglas, creo que son importantes, pero las del Concurso hay que modernizarlas. No tiene nada de malo mostrar el cuerpo cuando se hace con respeto”, dice.

Tampoco coincide con que una decisión tan grande como una destitución recaiga en una sola persona. “Raimundo sabe mucho, pero la opinión del departamento que me eligió también debería importar, a fin de cuentas los que siguen el certamen son los que lo mantienen vivo”, cuenta Marly.

Y no, no se arrepiente de haber posado para SoHo. Al contrario, piensa que esta decisión ayuda —o por lo menos es un intento— para que el reinado deje de ser tan anticuado.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.