Son bogotanos, aunque, por su sonido podrían ser de cualquier parte del mundo. Londres, Berlín o Sydney fácilmente podrían ser sus lugares de base, pero para sorpresa de quienes los hemos oído no son de estas verdaderas Mecas de la música electrónica. Son tan bogotanos como Chapinero, la Séptima, o Monserrate. Se llaman Diva–Gash. Y aunque literalmente su nombre no significa nada —por más que busque no son las iniciales de los integrantes, no es una abreviación de sus bandas preferidas, ni la unión de los apellidos de los fundadores—, ellos son parte del espíritu mismo del rock electrónico de Colombia. El mismo que comenzó hace más de una década con bandas tan importantes como Estados Alterados. ¿Recuerda cuando pasaban a Seres de la noche por MTV?

Diva–Gash hace parte de esa secuencia. De la secuencia techno. Formada en 1997, la banda arrancó con André Zambrano (voz), Camilo Ferrer (guitarra) y Marco Camacho (batería). Luego se unieron Javier Pabón (bajo) y Pablo Villegas (teclados y programación).

Desde ese año, estos cinco músicos se han dado a la tarea de tocar, tocar y no parar de tocar. Bares bogotanos como la Sala Azul o Amsterdam los han tenido sobre su escenario y el público ha quedado anonadado con la música que sale de los amplificadores. Y ni pensar que es por el ruido. Es la calidad de las líricas. La puesta en escena, la atmósfera que llevan a la integración total del espectador con sus acordes, con su beat, eso es lo que los hace buenos. Muy buenos.

Por eso no faltan los “¿de dónde son?”, “¿quién los trajo?”, “¿por qué no sabemos de ellos?”, “¿me imagino que la Rolling Stones ya publicó algo?”. Preguntas que flotan en el espacio después de una presentación del grupo. Preguntas de quién los oye por primera vez. Preguntas que tienen respuesta en ellos mismos.

Secuencia techno

“No se necesita mucha cabeza para saber qué es Diva-Gash, pero sí de mucho oído”. Los cinco se miran. “Es difícil determinar a qué sonamos, pero nos gusta que nos digan que no somos de acá”. Se buscan entre sí. “Cantamos en inglés porque suena mejor, porque facilita las cosas y porque queremos internacionalizarnos”. Se pierden. “Puede ser música sencilla, pero necesita un proceso en el que todos intervenimos”. Para finalmente encontrarse. “Creemos en la música que da tranquilidad, que brinda alegría, por eso, nos la jugamos toda”.

Responden así. Con lo que salga, con lo que sienten, lo primero que se venga a la cabeza, y ya. Quizá ahí esté el secreto de lo que hacen. Se confunden, pero son claros. Se cortan, pero sólo es un punto seguido de lo mismo. Son todos en uno. Quizás ahí esté el secreto. Se ríen y en una sola carcajada, con algo de bajos, de guitarra, de teclados, de samples que se mezclan y suenan al ritmo de la batería, producen ese touch electrónico que sabe y suena a Diva-Gash. Hmmm.

Sabor para nuestros oídos que ha evolucionado desde que, en el mismo 1997, lanzaron su primer E.P. Into time, pasando por Back But Forward en 1998 y casi que completado con su más reciente trabajo: Sequence.

Un compacto compuesto por 12 canciones, donde se destacan, entre otras, Porno Star, Pain in Vain, A Walk on the Moon y The Movement. Un concepto mucho más elaborado que sus trabajos anteriores, producido por ellos mismos y masterizado en Buenos Aires.

“Sequence muestra tres secuencias que llevan a quienes lo oyen por un viaje, desde el rock electrónico hasta lo profundo de los beats techno, pasando por texturas musicales para placer de su mente y sus oídos”, tratan de explicar todos al tiempo.

Al fin y al cabo piensan como grupo. Hablan como grupo. Y lo que es más importante: tocan como un verdadero grupo. Si no entendió lo último que dijeron, no se preocupe, es mejor oírlos, ya sea en CD o en vivo —mucho mejor— para entenderlos.

Un concierto o un par de vueltas al nuevo CD bastan para entender el hecho de que siendo colombianos, ellos canten en inglés y alemán. “Es el sonido él que tiene la razón y no nosotros”, reafirman.

Pero ahí no termina todo. Desde el diseño de la portada de Sequence hasta un web supremamente techno, Diva-Gash demuestra estar muy por encima de la incipiente industria del rock nacional.

Si la gente pregunta de dónde son, es por que además de ganas, tienen visión. Ellos saben que para lograr algo en el mercado musical de hoy, no sólo se necesita tener una buena voz, una guitarra Fender, un teclado Yamaha, o una batería Tama, sino todo un equipo de merchandising… ¡ah! y talento. De allí, la notoria evolución del primero al tercer disco.

Sin embargo, si piensa que Diva-Gash es todo el rock electrónico de Colombia, está muy equivocado. A pesar de tener algo muy propio, esta agrupación pertenece a esa nueva camada de bandas nacionales que con otros nombres como Super litio (Cali) o Señal Nocturna (Medellín) incursionan en las ondas electrónicas, logrando evocar los sonidos de agrupaciones internacionales como Chemical Brothers, Depeche Mode o Ramstein. Por eso, que siga la secuencia.

PAIN IN VAIN
Dark clouds are frightening me at night
Their obscurity is closing deep inside
I´m freezing here alone freezing just to death
If someone does not wake me I´ll Might Never Come back
I´m still crying, I´m Still smelling, I´m still feeling your sweet touch
And I need you here beside me and I can´t live without you
And I need you and I hear you and I feel you just inside of me
Please don´t, please don´t leave me anymore
All these god dammned thougts are making me take drugs
Please I need to leave this fucking place
Feeling feeling something in vain
Feeling something feeling something in vain
He is exploding he is exploding in pain
Feeling something feeling something in vain…

DOLOR EN VANO
Nubes oscuras me aterrorizan en la noche
Su oscuridad me está acorralando por dentro
Me estoy congelando solo, congelándome hasta la muerte
Si alguien no me despierta tal vez nunca regrese
Sigo llorando. Sigo oliendo. Aún siento tu suave caricia
Y te necesito a mi lado y no puedo vivir sin ti
Y te necesito y te oigo y te siento dentro de mí.
Por favor no, no me vuelvas a dejar
Todos estos malditos pensamientos me están haciendo tomar drogas
Por favor necesito dejar este puto lugar.
Sintiendo algo en vano
Sintiendo algo sintiendo algo en vano
Él está explotando, está explotando de dolor
Sintiendo algo, sintiendo algo en vano., “no se necesita mucha cabeza para saber qué es diva-gash, pero sí mucho oído”

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.