Siempre será para aplaudir de pie la aparición de bares donde el tropipop,la salsa de alcoba y el reggaetón no sean los géneros excluyentes. Por esa razón destacamos la reciente inauguración del restaurante-bar Divina, que con seis semanas de inaugurado, ya se convirtió en una verdadera alternativa para aquellas personas que más allá de pagar por su consumo, lo hacen por el sitio y su ambiente. De entrada, el lugar es el ideal para pasar un momento íntimo, ya sea con algunos amigos o con la pareja de turno, y comer algo ligero y práctico, como, por ejemplo, un ceviche tradicional o un buen sándwich de roastbeef, y acompañarlos con una botella de vino o algún martini de los muchos que hay en la carta. Después, a medida que pase el tiempo, el tono de la música irá subiendo hasta el punto de propiciar el ambiente de rumba, que en todo caso es muy particular: los jueves son de funk, hip-hop y disco; los viernes y sábados, de salsa, merengue y algunas canciones ochenteras. Valga rematar que todo este concepto está enmarcado dentro de una casona de dos pisos con toldo movedizo, con elementos como sillas, mesas y baldosas muy distintas entre sí que, en suma, da el resultado de un diseño recargado por detalles encontrados que lo harán sentir en el paraíso de la rumba.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.