En esencia, se trata de la mezcla de dos famosos y legendarios camperos que hicieron historia: La 4Runner y el FJ40 de antaño, solo que esta vez el Cruiser llega con todas las mejoras que la tecnología del siglo XXI puede ofrecer. Desde frenos de disco en las cuatro ruedas y lo último en sistemas electrónicos dinámicos —incluido el control de estabilidad—, hasta un diseño innovador y llamativo que lo convierten en un vehículo tan bueno como bonito.

Toyota hizo fama de fabricar carros tan rudos como buenos en los años sesenta gracias al FJ 40, mientras que con la 4Runner le añadió comodidad a una gran máquina. Cuatro décadas después el FJ Cruiser prueba que versiones muy buenas pueden ser mejoradas.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.