» Qué es: Il Pomodoro no necesita presentación, ya que se trata de uno de los restaurantes italianos más tradicionales de Bogotá. La barra de antipastos y los seis tipos de carpaccios siempre serán perfectos como entradas; cualquiera de las 17 clases de pasta (incluidos los raviolis), las ocho variedades de risottos, los ñoquis o el ossobuco lo dejarán más que satisfecho como platos fuertes; y si aún le queda espacio, un buen gelato di nocciola es perfecto para cerrar con lujo.

» Quién viene: Carlo Sichel es el típico chef italiano gordo y simpaticón, quien, de entrada —y de pura pinta—, deja en claro que lo suyo es la culinaria. No por nada los dueños de Il Pomodoro decidieron importarlo, durante este mes, para que cada semana ofrezca a sus comensales un auténtico menú siciliano, con lo mejor de los vinos tanos. Aparte, no viene solo; traerá vinos e ingredientes que no se consiguen por acá, como la ricotta salada.

» Cuándo es: el 15 de enero es la fecha escogida para que la culinaria siciliana se tome al restaurante. Pero esto no será lo único. A pocas cuadras también inaugurarán dos fábricas, una de pastas y otra de salsas, para que sigan dotando a Pomodoro Gourmet, el almacén que queda al frente del restaurante (y que vende todos los ingredientes para que usted cocine al estilo Il Pomodoro en su casa), y su nuevo punto de venta comercial, en el supermercado Carrefour de Santa Ana a partir de finales de enero.

» Las cifras: la fábrica de salsas tiene un área de 220 metros cuadrados; la fábrica de pastas, con un área de 480 metros cuadrados, tendrá cuatro máquinas italianas para hacer pastas largas, cortas, y rellenas. Para montarlas se invirtieron 120.000 dólares, y 10 personas las operarán. Debido a esto, la producción se disparará: si antes Pomodoro Gourmet hacía 500 libras de pasta diarias, ahora la fábrica manufacturará dos toneladas de pasta gourmet cada 24 horas.

» Para regalar: en frente, en Pomodoro Gourmet, usted encontrará cestinos para regalar, que son canastas de madera que podrá llenar con aceites aromatizados, salsas, condimentos, antipastos, quesos, pastas y pan recién horneado, todos preparados artesanalmente.

» La anécdota: en la misma casa donde hoy está Il Pomodoro, antes funcionaba un manicomio exclusivo para mujeres, llamado La casa de la esperanza. Después de existir durante muchos años en Usaquén, decidieron pasarse a un lugar mejor en el campo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.