Mi novia también es mi amiga
Por Adolfo Zableh

Yo sé que esto se llama es ‘Día de los amigos‘, y que para celebrar con la pareja existen fechas como la del Amor y la Amistad, o el mismo San Valentín, en febrero. Entre otras, ¿desde cuándo celebramos San Valentín si eso es una vaina gringa? Yo crecí celebrando el Amor y la Amistad en septiembre.

El hecho es que yo prefiero celebrar el Día de los amigos con los más cercanos, y entre ellos está mi novia, que es de paso mi mejor amiga. Van a decir que mucho bobo porque que vivo pegado a las faldas de una mujer y que no puedo desmarcármele ni siquiera un día, pero no importa. La verdad es que no quiero porque por muy novia que sea y por mucho que la quiera, ella es también mi mejor parche. Entonces, ¿por qué tendría que dejarla por fuera de este día?

No sé ustedes, pero yo siento que pasar fechas especiales sin la mujer que uno ama es medio triste, no importa si es Navidad, el cumpleaños o incluso un viaje de vacaciones. No digo que no haya que darse espacios, solo que en celebraciones importantes es mejor estar con ella que sin ella. No me parece que el día de los amigos se limite a los amigos, así como el día de los enamorados no es para estar solamente con la pareja, se pueden mezclar ambas cosas.

Además, no me hallo en un grupo de hombres solos celebrando algo, me parece un plan perdedor. ¿Estoy loco, o es mejor pasar el día con ellas que sin ellas? Con mujeres todo tiene más gracia desde hablar de cosas diferentes a fútbol y política, hasta bailar, aunque yo no sea de los que baila mucho.

Lo que no me gusta es armar combo grande. No importa que tengamos cinco mil amigos en Facebook y que al irnos de fiesta no saludemos con todo el mundo; sabemos que uno no tiene más que un puñado de amigos de verdad, los que van a estar en las buenas y en las malas, y de ellos hay que rodearse.

Y uno nunca sabe. Si uno termina con la novia y queda de amigo de ella, se puede celebrar el día de los amigos con derechos.

¿Día de los Amigos? Sí, pero sin novia
Por Andrés Ríos

El Día de los Amigos es el Día de los Amigos; la cosa no amerita más de una neurona cuando el mismo nombre lo indica. El punto es que cuando llega ese día a uno la vida se le va complicando ¿Cómo diablos me voy a zafar del ‘amorcito‘ para poder irme de fiesta con los amigos de toda la vida, con esos que conocí, incluso, antes que a ‘mi amorcito‘?

Para poderse uno volarse con los amigos la principal estrategia a aplicar con el ‘amorcito‘ es la lambonería, la lagartería y ya en casos extremos: la del ruego absoluto. Caer en la actitud rebelde del: "¡Me voy y punto!", no es recomendable, puede terminar con las ‘rodilleras‘ suplicando perdón durante los 5 días posteriores al Día de los  Amigos y, peor aún: echado.

Es aconsejable trabajar también con sutileza el oído de ‘mi amorcito‘. Dígale que el Día de la Novia son todos los días, háblele de lo bueno que han pasado el Día del Amor y la Amistad, en donde su quincena se ha esfumado por darle gusto a ella en todo.  Pero por nada del mundo, por nada, caiga en la cursilería de decirle a  la novia que usted necesita de su espacio, eso equivale a reconocer que usted tiene rienda en el cuello o es esclavo con grilletes. Así esto sea una verdad a pulso, nunca, repito, lo diga.

Esté muy atento a los ‘cantos de sirenas‘ que le van a hablar de: "Mejor vamos a comer tú y yo solos" o "no prefieres quedarte conmigo arrunchado viendo una película y mimándote".  No, sea coherente con el discurso, para eso habrá tiempo. No caiga en ese juego.

Vístase discreto, con los amigos no hay que ponerse con parafernalias, que prime la sencillez. Durante el día no cargue su celular, dele mucho uso y téngalo con la medida justa de batería para cuadrar el lugar de encuentro con los amigos y que luego el teléfono se descargue. Nada más aburridor que recibir en medio de la tertulia amiguera 25 llamadas de ‘al amorcito‘ para ver cómo va la cosa. Hay que evitar el reporte minuto a minuto.

 Con todos los permisos en la mano, el mundo es suyo. Pero que no se note la felicidad. Tenga la actitud de que todo es un ‘momento más‘, nada que celebrar, casi que es rutina. Aguante, despídase con amor y parta con dignidad.

Una sola llamada a ‘al amorcito‘ para decir que está bien y que sus amigos le mandan saludos es suficiente, luego deje morir el celular. El Día de los Amigos no tiene reversa, ría, beba, raje del prójimo, vea una que otra vieja buena y relájese; mal que bien, las horas pasan y usted regresará a los brazos de ‘mi amorcito‘ y la vida será feliz.                                                             

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.