Director: Darren Aronofsky (Réquiem por un sueño)

Randy Robinson es un luchador profesional que dos décadas después de haber estado en la cima malvive haciendo exhibiciones en lugares de poca monta. Solo Mickey Rourke podía interpretar el papel, espejo de su vida como actor: siendo actor cotizado (Nueve semanas y media, Corazón satánico), quiso cumplir un deseo de infancia, boxear. Su experiencia fallida de cuatro años le dejó el rostro desfigurado. Volver no fue fácil, pero el papel le valió una nominación al Óscar. Era para él, pero se le atravesó Sean Penn y su Milk.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.