Ópera prima de Adrien Brody (anda como perdido, ¿no?) en la que encarna la tragedia del pianista polaco Wladyslaw Szpilman y, de paso, la del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial. Roman Polanski, prófugo de la justicia norteamericana desde hace décadas, dirige este muy bien montado recordatorio de que la humanidad, en el fondo (¡y a veces no tan en el fondo!), sigue siendo más sanguinaria que el tiburón de Spielberg.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Mariana Rodríguez

    close
  • La esgrima a profundidad

    close
  • Hincha hasta las huesos

    close
  • Mujeres tatuando

    close
  • Más allá de la realidad

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.