La historia: la gente de Hublot fabricó esta joya llamada MP-05 LaFerrari Sapphire por primera vez en 2013, cuando la marca de relojes suizos y Flavio Manzoni, diseñador estrella de Ferrari, se fusionaron para crear un reloj que estuviera a la altura del carro más potente de la compañía de vehículos italiana: el Ferrari LaFerrari, aunque suene redundante. Pero este año, el dúo quiso ir más allá, y fabricaron una nueva versión del MP-50; ahora viene con carcasa de zafiro, el segundo material transparente más duro que se puede encontrar, después del diamante.

La maquinaria: el motor de este reloj, compuesto por la bobadita de 637 piezas, funciona por un mecanismo conocido como tourbillon, con una reserva de marcha de 50 días; es decir, puede pasar casi dos meses antes de que tenga que darle cuerda. Solo para que se haga una idea, la reserva de marcha de la mayoría de los relojes es de 36 horas.

El color: desde el principio, los diseñadores procuraron que todo fuera transparente: no solo la carcasa, también las horas y los minutos, que se pueden ver a la derecha dentro de cilindros de cristal. Incluso las manillas están hechas en silicona transparente, y el cierre tiene unos detalles en zafiro. La idea de que todo en el MP-05 sea claro es que uno pueda ver el engranaje del reloj y, de paso, tenga la ilusión de que el aparato está suspendido sobre la muñeca.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.