¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡No, es Supernía! El nuevo superhéroe colombiano no tiene trusa ni antifaz, pero sí capa, una capa de gel gruesa para dominar la greña. A quienes depositamos nuestro voto por Gregorio Pernía para la Cámara de Representantes, y luego lloramos su derrota, nos alegra saber que, vigorizado por la seguridad que da su recién obtenido cartón de bachiller, ha decidido luchar por la justicia. Colombia ya no está sola, Supernía nos vigila.

Supernía se ha impuesto la misión de salvar a las mujeres víctimas del bisturí y de los presentadores. A través de un video, el superhéroe se ha declarado en guerra con un archienemigo mezcla entre el Pingüino y el Acertijo: Jota Mario Valencia. Y ha pedido al malvado —habiendo confirmado que los injertos de Jessica Cediel no eran criptonita— que pida perdón públicamente por haberse burlado de las pompas de Cediel, diciendo que tiene “la mejor cola de plástico del país”. Aunque lo grave habría sido que dijera que “la peor”, Jessica, dolida y acostada boca abajo, respondió diciendo de Jota Mario que “no tiene corazón”. Con lo cual, me parece, se presenta un empate técnico: una tiene plástico en el pompis, el otro no tiene un órgano vital, una peca por exceso y el otro por defecto. 

Por eso, Supernía, si a eso te vas a dedicar ahora, tu misión, si decides aceptarla, será salvar a Laura Acuña. Como diría Santos, hay una mano negra detrás de Laura. Y no es la de Jair Romero, el actor del Joe que ahora, como cualquier Óscar Borda, tendrá que esperar que hagan una novela con la vida de algún atleta nacional o Los colores de la fama II para volver a la pantalla. No. Se trata de una fuerza tratando de acabar con nuestra presentadora estrella, una mujer con pasión en el set, es decir, una mujer set-sual. ¡Socórrela, Supernía! Los medios de comunicación abiertamente tratan a Laura como un animal: que le mostró el colmillo a Carolina Cruz; que le sacó las garras a Jessica Cediel; que le mostró los dientes a Mabel Cartagena; que se erizó con Milena López; que le gruñó a Cristina Hurtado; que se enroscó con Valerie Domínguez. Para colmo, una revista salió en su defensa titulando: “Esa gacela llamada Laura Acuña”. ¿Gacela? ¿No es eso acaso una flota intermunicipal?

Se han ensañado con ella y no es de ahora. Cuando era novia de Jose Gaviria, le armaron un escándalo porque no se puso calzones en un evento de la Fuerza Aérea. Si era un evento aéreo, ¿qué hacían los militares mirando por ahí a Laura? ¿De cuándo acá uno se pone ropa interior en San Andrés? Escandaloso sería lo contrario. O sea, que Gaviria no tuviera bóxeres. Claro, salvo que sufra del factor XS, pero no conozco íntimamente el cuerpo de Gaviria, habría que preguntarles a los que pagan millones en las peluquerías por este tipo de información. 

Pero la cosa no para ahí, Supernía. Por la bendita chacota que Laura les quiso jugar a los usurpadores de su intimidad, resultó una inocente víctima: Norberto. Los que piensan, llevados por el error, que hay cámaras escondidas en la peluquería no se han vuelto a hacer la cera del bikini. Ni siquiera el propio Norberto. Ni siquiera Laura, pero, explicó, es porque no ha vuelto a San Andrés. Ningún alto ejecutivo ha vuelto a preguntar si le pueden hacer la pedicura con happy ending como se estila en la industria del masaje con aceite. Corremos el riesgo de que Norberto, sensible, no vuelva a montar los arreglos de Navidad con los que colombianos venidos de todas partes asistimos con nuestras familias a conocer la nieve. Supernía: Norberto es inocente. Defiende su peluquería y con ella, la Navidad de los que no tenemos dinero para hacernos el blower ahí y nos toca echarnos una capa de gel como lo hace el superhéroe de los colombianos.  

Eso sí, para que quedemos claros, Supernía, si mueres, desapareces o eres arrestado, el gobierno negará cualquier vínculo con la misión. Este mensaje se autodestruirá en 30 segundos; ojalá, lo mismo que dure tu lucha por la justicia.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.