Se dice que la esencia de esta colección se originó cuando Franck Dubarry, presidente de Technomarine, conoció hace unos años la cultura maori en uno de sus viajes al Pacífico Sur. Los maori, pertenecientes a una tribu neozelandesa, descubierta por el capitán Cook en el Siglo XVIII, son tribales y constituyen una sociedad pacífica que decora sus caras y a veces sus cuerpos enteros con elegantes e intrincados tatuajes que simbolizan su rango social.
Dubarry tuvo la capacidad de traducir la simbología de esta cultura y trasladarla de la piel humana a su nueva colección de zafiro y metal. Así, los tatuajes espiralados que usan los integrantes de la tribu han sido plasmados en los relojes Maori, los cuales serán fabricados también para mujer, bajo la denominación de Maori Médium.
Esta nueva gama lanzada en 2005 incluye seis modelos, con o sin diamantes, a gusto del consumidor. La correa negra es acorde al reloj, ya que tiene también tatuajes con relieve que hacen juego con los de la parte superior
Y en este caso particular, el Maori no viene solo. Una completa colección de bolígrafos, navajas, gemelos y joyas, todos ellos alrededor del simbolismo del clan de Nueva Zelanda, ha sido creada por Technomarine.
Nada que ver la organizada Ginebra, hogar de la casa relojera suiza fundada en 1997, con una exótica tribu del continente oceánico con apenas 500.000 habitantes. Nada que ver, en apariencia, porque la realidad muestra que el Technomarine Maori combina lo mejor de la civilización occidental con el desconocido mundo del Pacífico Sur. ¿Quién iba a decir que se podrían empezar a conocer esas latitudes comprando un reloj?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.