Hay quienes son esclavos de sus vicios y hacen de todo por dejarlos. Otros, simplemente no se sienten completos si les hacen falta. Cuatro firmas defienden sus adicciones públicas y privadas, convencidos tal vez de que, como dicen, "el camino de los excesos conduce al palacio de la sabiduría".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.