No todos los cocteles tienen media rodaja de limón en el borde, una sombrilla playera clavada en un triangulito de piña, hielos y cereza flotante en su interior. Hay otros, menos populares tal vez pero más efectivos para el invierno, o para cuando uno está lejos de la playa y los bikinis y más cerca de una chimenea (ojalá acompañado de una campeona de esquí o Miss Alaska). Los cocteles calientes generalmente incluyen un licor de alto contenido alcohólico, pero no resultan tan fuertes a la hora de tomarlos porque el calor evapora aproximadamente un cinco por ciento de alcohol. A continuación, cuatro cocteles para que entre en calor.

1. Ponche a la naranja
Si le gusta el Cointreau, seguramente se va a volver adicto al ponche de naranja. Pero hay que hacerlo bien. Lo ideal es preparar un pocillo de té (una tisana o té de hierbas) hirviendo, añadirle una cucharada de azúcar, el zumo de media naranja fresca y una cucharadita de zumo de limón. Luego, agregar una copita de ron y una de curaçao. Inflamar el líquido y servir, poniendo en el vaso una rodaja de naranja. No más.

2. Kafa Café
Una alternativa para el archiconocido irish coffee -que, si bien es un clásico, no causará sorpresas- es el Kafa Café. Se mezclan dos onzas de licor de café, una onza de pisco, 1/2 onza de baileys, 1/4 de onza de granadina y café caliente al gusto. Se puede decorar con crema chantilly; también se puede poner una corona de azúcar en el borde de la copa. Es recomendable calentar la copa con agua hirviendo antes de poner los ingredientes.

3. Queimada
En el origen de la Queimada, un ritual alcohólico-místico español surgido entre los siglos XI y XII, hay elementos célticos, románicos, germánicos y árabes. En un recipiente de barro vierta medio litro de orujo de 48°/50°, cinco cucharadas de azúcar, una corteza de limón y algunos granos de café. Quémelo hasta que la llama pierda el intenso color azul. En ese momento se habrá consumido aproximadamente un tercio del volumen. Sírvalo.

4. Vino caliente reloaded
Si quiere calentar vino y echarle canela, allá usted; pero si quiere hacer el mejor vino caliente del planeta, tome nota: mezcle las dos terceras partes de un vino tinto de origen con una taza de agua. Ponga todo a calentar sin dejar que hierva. Añada un par de clavos, 1/2 nuez moscada rallada, jengibre, un palito de canela, cortezas de limón y de naranja. Cuando la mezcla lleve diez minutos , retírela del fuego, cuélela, añada azúcar al gusto y sírvala en copas grandes.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.