SoHo convocó a 14 periodistas y 14 fotógrafos de la nueva generación, para que cubrieran 14 sitios concretos en la noche del 14 de noviembre.
Se trataba de que estuvieran de 7 de la noche a 7 de la mañana montando guardia en las zonas más representativas de la ciudad, para sacarle pruebas de sangre a la noche.
Es un recorrido periodístico pero también de estilo: como si se tratara de un coro, cada firma cantó con su propia voz y cada lente mostró su visión personal, pero sin alejarse de una misma partitura: Bogotá.
Esta vez no tuvimos en cuenta las limitaciones económicas y de espacio que los medios le suelen dar al género de la crónica para replegarla en unas pocas cuartillas. Esto no es un especial: es una sinfonía periodística. Es un documento que procura interpretarnos. Quisimos dejar este testimonio para anclar el tiempo. Hacer inolvidable lo que siempre olvidamos. Y ayudar a comprender nuestra realidad en la medida en que seamos capaces de narrarla.
En medio de esta sordera general, también quisimos hacer de nuestro trabajo un punto de encuentro. Porque en esta fotografía todos salimos retratados: desde el yuppie del Parque de la 93 hasta el campesino de Corabastos. Es una manera de decir que estamos hechos de lo mismo: de historias que merecen al menos un recuerdo.

   
   
Barrio Santa Fe
Por: Sergio Álvarez
El sol doliente y pesaroso que minutos antes iluminaba al barrio Santa Fe ha sido vencido por la luz chillona del neón. La oscuridad termina de espantar a los seres que aún hacen vida cotidiana en el Santa Fe y el cemento resquebrajado de los andenes empieza a soportar los pasos apresurados de los hombres que llegan en tumulto al barrio. CONTINUA>>
   
   
Sala de partos
Por: Fernando Quiroz
Las contracciones eran cada vez más frecuentes. A las siete de la noche se repetían cada dos minutos. Los médicos que acababan de recibir el turno de la noche en el departamento de obstetricia del Hospital de Kennedy comprobaron que el útero se había dilatado tanto, que era fácil tocar la cabeza de la niña que estaba a punto de nacer. CONTINUA>>
   
   
Primero de mayo
Por: Antonio García
Una metáfora arquitectónica: el norte de Bogotá está hecho de Lego y el sur está hecho de Estralandia. Bogotá es como fue Berlín, solo que aquí no existió muro entre ricos y pobres; acá la frontera se trazó por los precios de la tierra: cara al norte y barata al sur. CONTINUA>>
   
   
Sala de urgencias
Por: Andrés Felipe Solano
Las contracciones eran cada vez más frecuentes. A las siete de la noche se repetían cada dos minutos. Los médicos que acababan de recibir el turno de la noche en el departamento de obstetricia del Hospital de Kennedy comprobaron que el útero se había dilatado tanto, que era fácil tocar la cabeza de la niña que estaba a punto de nacer. CONTINUA>>
   
   
Cementerio central
Por: Luis Fernando Charry
El carro se detiene en la entrada del Cementerio Central. Un vigilante se asoma por la puerta, que deja entreabierta mientras avanza hasta la ventana del conductor. Tras verificar los nombres en la hoja de autorización, las puertas blancas se abren. El carro se estaciona unos metros adelante. CONTINUA>>
   
   
Patrulla fiscalia
Por:Armando Neira
Antes de que lo mataran, Juan Pablo Pérez Rodríguez, 28 años, recibió un sorbo de cerveza fría, un beso tibio y un te quiero. Después de que lo mataron, le cortaron su rostro en un acto que los investigadores consideran fue provocado porque lo amaban o lo odiaban demasiado.
CONTINUA>>
   
   
Parque de la 93
Por:Juanita León
Es viernes de puente y se nota en el Parque de la 93. Las chivas semivacías que les dan vueltas a los 12.800 metros cuadrados que constituyen el sitio de rumba más exclusivo de Bogotá retumban huecas. Solo el puñado de mujeres que bailan dentro del bus están eufóricas, aunque no tanto como lo exige el plan. CONTINUA>>
   
   
Aeropuerto
Por:Diego Garzón
Cuando llegué al aeropuerto El Dorado de Bogotá sabía que, obviamente, no podría esperar a que todo se pareciera a Mi espacio, esa divertida película protagonizada por John Cusack y Billy Bob Thorton en donde interpretaban a celosos controladores aéreos al borde de un ataque de nervios, con ansias de héroes y casados con mujeres como Angelina Jolie. CONTINUA>>
   
   
Gallera San Miguel
Por:Cristian Valencia
Ismael Rivera reinmortalizó para el imaginario
popular al arcángel San Miguel, en uno de sus guaguancós más conocidos. Según aquella canción, al arcángel hay que encomendarse cuando llega una mala racha. Por lo tanto, es el santo de la buena suerte y por transitividad también lo es de los jugadores y de los apostadores de todo tipo. CONTINUA>>
   
   
60 con séptima
Por:Germán Gélvez
Gilberto Escudero, el taxista que me dejó en la esquina de la calle 60 con carrera 7a., sentenció antes de cerrar la puerta y arrancar: "Esto es como una zona rosa de combate. No se timbre si por estas calles ve rodar el éxtasis". Pensar que solo hablaba de pastillas fue la primera equivocación de aquella noche que transcurrió sin amenaza de lluvia. CONTINUA>>
   
   
Corabastos
Por: Alejandra de Vengoechea
"¡Nuestros hijos son unos tragones!", le dijo mamá a papá mientras abría y cerraba gavetas para que viera cómo engullimos en dos días 15 paquetes de Chitos, 30 lonchas de queso para los sándwichs de la semana, un tarro de galletas y uno que otro Bonfruit, el chocolate blanco y melcochudo que arrancaba las calzas del doctor Gnecco. "Aquí no hay plata que alcance" y abrió su billetera rojo granate. CONTINUA>>
   
   
112 de la policia
Por: Daniel Salazar
Son las ocho en punto de la noche. El frío glacial que se cuela por los corredores de la Dirección de la Policía se disipa cuando ingresamos a un salón de 260 metros cuadrados en donde, a pesar del aire acondicionado, está haciendo mucho calor. "Este es el Centro Automático de Despacho de la Policía", nos dice el coronel Vargas, director del CAD. "Aquí es donde funciona el 112 desde hace más de 20 años". CONTINUA>>
   
   
Mariachis
Por: Fernando Araújo Vélez
"Jíbaro, a mí me llaman jíbaro...". El viejo transpiraba la calle a punta de zancadas y cantaba sin que le importaran demasiado el tono o la afinación. "Jíbaro... Monte adentro...". Movía los brazos como si marchara, llevando en su marcha un ritmo que sólo él descifraba. Atravesaba por entre los mariachis una y mil veces, calle 55 arriba y abajo. CONTINUA>>
   
   
Desayunadero 42
Por: Felipe Restrepo
Antes de llegar al desayunadero donde voy a pasar las siguientes doce horas, imagino, emocionado, el escenario que me espera. Pienso en un cafetín oscuro con un elenco de siluetas insomnes, de personajes desalmados que viven mejor al margen del día, de borrachos con penas aliviadas en el alcohol y de una agotada mesera llamada Betsy. CONTINUA>>
   

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.