Después de que Owen lograra un gol en tiempo suplementario que le dio la victoria a los jugadores del Manchester United, un fanático alebrestado entró al campo en busca de cantarle la victoria a Carlos Tévez –quien fuera delantero de los diablos rojos hasta mitad de este año-, sólo para ser frenado por la seguridad y algunos policías del Old Trafford. Y por una cachetada de Craig Bellamy, el delantero del Manchester City. Este no fue el único incidente violento del partido, pues Javier Garrido –sustituto del City- recibió un monedazo en la cabeza. 12 personas fueron arrestadas en el Old Trafford y 51 fanáticos fueron expulsados del estadio durante el partido.

 

 

Otro inolvidable ataque de un futbolista a un fanático, el del karateca francés Eric Cantona.

 

 

Aquí los dos últimos goles del clásico de Manchester:

  

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.