¿Cómo nació la idea de escribir esta novela? Sin dañarle la historia al lector, ¿cuál es la historia?

Me tomó más de diez años escribir esta novela. Empezó como un trabajo periodístico, pero poco a poco se fue transformando en otra cosa. Descubrí que la ficción me permitía explorar algunos temas que siempre me han interesado: la violencia pública y privada, la identidad fracturada, las enfermedades mentales y drogas siquiátricas, la subjetividad de la memoria, entre otros.

Todos estos temas confluyen en un personaje llamado Víctor Umaña, que es el protagonista. Él es un hombre obsesionado con desaparecer. No puede resistir la idea de vivir una sola vida, con una sola identidad. De ahí nació Formas de evasión, de una pregunta intrigante: ¿quién no ha soñado con ser otro, quién no ha querido dejar atrás su vida y empezar de cero?

Usted tiene amplia experiencia como editor y cronista. ¿Qué fue lo más complejo de aventurarse en el mundo de la ficción si se tiene en cuenta que su principal bagaje era periodístico?

De hecho fue un proceso muy natural. Durante años me he especializado en el periodismo narrativo. He sido periodista y editor de muchos medios que se dedican a contar buenas historias. He publicado dos libros de perfiles. Así que tomé las herramientas de la crónica y el perfil para escribir esta novela.

El trabajo es el mismo: crear personajes interesantes, una trama sólida y creíble, un ritmo, una estructura, un clima, unas escenas efectivas. En resumen: contar una buena historia. Por supuesto que la literatura y el periodismo son dos oficios con reglas propias pero me interesa mucho explorar el cruce entre los dos.

Los escritores siempre dicen que en todo libro hay algo de autobiográfico. ¿En esta novela ocurre eso?

Es evidente que todas las novelas tienen algo de autobiográfico. Sería imposible desligarse de la propia experiencia para escribir un texto tan personal. Las novelas son, me parece, un intento de explicar el mundo desde una perspectiva íntima. En Formas de evasión aparecen, tangencialmente, nombres y hechos verdaderos. Incluso, hay algunos personajes que podrían parecer inspirados en personas reales. Pero hasta ahí: es una novela muy anclada en la realidad y en lo autobiográfico pero es ficción completamente.

¿Hace cuánto tenía la idea de escribir esta novela y cómo fue cambiando esa idea con el tiempo?

Como dije, me tomó casi una década escribir esta novela. Detrás de ella hay toneladas de lectura e investigación, revisión de archivos y entrevistas a fuentes. Aprendí de mi trabajo como editor que hay que ser muy riguroso con todo lo que se publica. Así que me tomé muy en serio esta labor. Escribí, rescribí y edité durante mucho tiempo para lograr el mejor texto posible. Muchas veces la abandoné, la olvidé, lo di por acabado. Pero, hace un poco menos de tres años, encontré un camino por donde llevar esta trama. Así que me senté, borré la gran mayoría de lo que tenía escrito y empecé casi de cero. Fue un proceso duro pero tenía clara una cosa: quería terminar. Ahora mi trabajo terminó. Sé que no es perfecta pero es mi mejor esfuerzo. Son los lectores quienes la deben juzgar.

¿Qué escritores lo han marcado como lector y, claro, ahora como escritor?

Entre mis favoritos están Truman Capote, Ray Loriga, Hanif Kureishi, Paul Auster, Michel Houellebecq, Bret Easton Ellis, Gabriel García Márquez, David Leavitt, Martín Caparrós, Albert Camus, Emanuel Carrère y Leila Guerriero, por sólo mencionar los que recuerdo en este momento. Creo que todos ellos han sido una influencia en algún momento de mi vida y por diferentes razones. De cada uno de ellos he tomado algo que me ha enriquecido como lector y, estoy seguro, me ha marcado como escritor.

¿Por qué escribir una novela en tiempos donde en teoría "se lee cada vez menos"?

No estoy tan seguro que cada vez se lea menos: creo que se lee mucho pero en diferentes formatos. Y, justamente, la idea de escribir una novela –que parece arcaica en estos tiempos– tiene que ver con luchar contra la vulgaridad, la banalidad y la estupidez que abundan en el mundo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.